Multan a pareja por darle a sus perritos dieta vegetariana

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Una pareja vegana en Australia fue sancionada por 7 mil dólares y se les negó poseer mascotas por tres años, debido a que alimentaron con una dieta vegetariana a sus dos perritos, quienes presentaban una fuerte desnutrición 

De acuerdo con la emisora de radio local, Australian Brodcasting Corporation, informó que los hechos sucedieron en mayo del año pasado, pero hasta ahora se conoció el castigo que recibieron el hombre y la mujer.

La pareja James McKenzie y Megan Price, del estado australiano de Queensland, fueron acusados cada uno de dos cargos por no tratar a un animal y un cargo de no cumplir con una dirección de bienestar animal (AWD) entre abril y mayo de 2020.

Te puede interesar: Rescatan a 7 perritos maltratados por una mujer en Xochimilco

Ese mismo año inspectores de la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA) visitaron varias veces la casa de la pareja para investigar informes de crueldad animal. 

Multan a pareja por darle a sus perritos dieta vegetariana

Fue en ese momento en las que se percataron que Mackenzie y Price estaban alimentando a sus dos cachorros de raza bull arab, con garbanzos, quinoa y arroz.

Debido a extrema dieta en la que fueron sometido, le provocó a ambas mascotas, llamadas Roo y Ula, un desequilibrio alimenticio que les ocasionó una grave desnutrición, por lo que fueron incautados de la pareja por crueldad animal.

Durante una orden de registro de la propiedad de la pareja, se encontró que no había comida para perros ni productos cárnicos en la propiedad, solo comida vegetariana como lentejas, arroz, pasta, quinua y granos en la despensa y el refrigerador.

En ese entonces, la pareja argumentó que habían tomado la decisión de alimentar a sus dos perros así porque se les acabó el alimento que habitualmente les daba y tampoco tenían dinero para comprarlo.

Seguir leyendo: Esta fue la reacción de un perrito al escuchar un trueno por primera vez

“Usted come animales asesinados, nunca será como nosotros, somos veganos y amamos a los animales”, sostuvo el dueño de los cachorros a un inspector de la RSPCA.

Incluso, en una de las primeras visitas que les hicieron en abril de 2020, se descubrió que Roo tenía bajo peso, luchaba por ponerse de pie y sufría ampollas en el estómago debido al roce del yeso casero contra su piel.

Tras quitarles a los perritos, la RSPCA inmediatamente se hizo cargo de los dos animalitos y les dio un tratamiento para que volvieran a nutrirse y ganaran peso, ya que tenían graves deficiencias de calcio.

Si bien Ula respondió favorablemente a la intervención de los expertos, desafortunadamente Roo no respondió bien a la rehabilitación de emergencia y presentó complicaciones, por lo que tuvo que ser sacrificado por consejo de los veterinarios.

Ante esta situación, tanto Mckenzie como Price fueron acusados por los delitos de fracaso en el cuidado de un animal y fracaso en la crianza de un animal, por lo que ambos tendrán que pagar 7 mil dólares (138 mil pesos) y no podrán tener ninguna mascota durante 3 años. 

Pese a que Roo no logró sobrevivir, hay una buena noticia. Ula logró encontrar una nueva familia que la llena de amor, cariño y una dieta que ella necesita, aunque ahora fue llamada como Scrappy Doo.

AE