¡Así suena Marte! primer audio del viento y rayos marcianos

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

La nueva misión de la NASA en Marte, difundió los primeros sonidos captados por el rover Perseverance.

La primera grabación obtenida por la sonda fue del sonido del viento de Marte, con una reproducción “un poco amortiguada”, especificó la NASA, debido a la ubicación de su micrófono SuperCam en el mástil.

El segundo sonido, de esta misión que inició el 18 de febrero con el aterrizaje de la nave, consiste en rayos láser con diferentes intensidades, que pueden ayudar a descubrir la estructura de las rocas que rodean al rover.

Tres efectos del sonido en Marte

El Perseverance cuenta con dos micrófonos: uno experimental (SuperCam) y otro para fines científicos, y la NASA explicó que aunque la Tierra y Marte son planetas con características completamente distintas, los sonidos suenan mayormente igual, sin embargo, la temperatura, densidad y química marcianos, son muy distintos a la de la Tierra, y causa tres efectos:

Debido a su temperatura fría, los sonidos emitidos tardan más en llegar al oído, que en distancias cortas no se nota pero sí en distancias largas.

La atmósfera marciana es aproximadamente 100 veces menos densa que la terrestre lo que afecta la forma en que las ondas sonoras viajan desde la fuente al detector. Esto se traduce en que el nivel del sonido es más suave o menos audible; mientras que, la tercera característica marciana que afecta el sonido es que se compone por 96 por ciento de dióxido de carbono, que absorbe muchos sonidos de tonos más altos.

Así que, solo los sonidos de tonos más bajos viajarían largas distancias, efecto que se conoce como atenuación.

A lo largo de estas semanas, Perseverance ha enviado a la Tierra testimonios visuales y sonoros de su presencia en Marte, aún falta semanas para que la nave cumpla su misión completa que es analizar si en el terreno marciano hubo vida, que es la razón de ser de la misión.

Aún le queda un largo camino a la sonda marciana y es una buena oportunidad de saber cómo suena la superficie de un planeta cuya distancia media con la Tierra es de 225 millones de kilómetros.

Te puede interesar: 5 asteroides se acercan a la Tierra, revela la NASA