Entregan por error 150 paquetes de Amazon a mujer; ella decidió donarlos a hospitales

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Una mujer de Nueva York decidió contribuir a su comunidad y donó a hospitales locales 150 paquetes de Amazon que llegaron a su casa por error.

La historia comenzó cuando una mujer llamada Jillian Cannan pensó que las cajas eran suministros que ordenó su socio comercial, pero después de abrir algunas de ellas, descubrió que contenían miles de marcos de soporte de silicona para usar en el interior de cubrebocas en tamaños de adultos y niños.

Una mujer de Nueva York decidió contribuir a su comunidad y donó a hospitales locales 150 paquetes de Amazon que llegaron a su casa por error.

“Pensé que mi socio había ordenado algo para nuestro estudio que estábamos esperando en un pedido pendiente”, comentó.

“Así que los abrí para compactar las cajas y me di cuenta de que eran soportes para mascarillas”, agregó

Entregan por error 150 paquetes de Amazon a mujer; ella decidió donarlos a hospitales

Al paso de los días los paquetes no dejaron de llegar, algunos llegaron en camiones del almacén de Amazon, otros por UPS y el servicio postal de EUA. Todos los paquetes estaban dirigidos a la casa de Jillian Cannan, sin tener un remitente.

Puede interesarte Presentan avión de Pikachu, te decimos cuánto costará el boleto

La mujer publicó su historia en su cuenta de Facebook y cobró relevancia en medios locales.

Finalmente, Amazon acordó escalar el caso, y Cannan finalmente recibió una llamada de que había rastreado con éxito el pedido original y eliminado su dirección, asegurándole que no recibiría más paquetes, excepto los que ya estaban en tránsito.

Una mujer de Nueva York decidió contribuir a su comunidad y donó a hospitales locales 150 paquetes de Amazon que llegaron a su casa por error.

Por lo tanto, luego de que los cientos de paquetes impidieran ver la puerta de entrada de Cannan, decidieron sacar algo positivo de la historia y donarlos a hospitales de niños.

Pensamos “¿Cómo podemos sacar algo positivo de toda esta divertida historia?’”, dijo Cannan. “Entonces, mi socio comercial y yo nos comunicamos con los hospitales de niños y decidimos que queríamos hacer un cubrebocas para decorar su propia cara e incluir el soporte en el pequeño kit con una mascarilla en blanco y algunos crayones y pegatinas para que los niños pueden trabajar mientras están en el hospital”, finalizó.

LM