Conoce la razón por la que existen vacunas contra Covid-19 y no para el Sida

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Los primeros casos de Sida se describieron en Estados Unidos en 1981, desde entonces se han infectado más de 80 millones de personas en todo el mundo. Han fallecido la mitad.

Gracias a la medicación antirretroviral que reciben más de 30 millones de infectados, la esperanza de vida de las personas seropositivas es ahora similar a la de la población general.

Te podría interesar: Ven con buenos ojos la vacuna de AztraZeneca que se envasará en México

Sin embargo, el virus no puede erradicarse del organismo: la infección es de por vida, además que el VIH ha demostrado ser un ‘hueso duro de roer’ de cara a encontrar una posible vacuna.

Los antirretrovirales suprimen la replicación viral. Con la carga viral indetectable, la infección no progresa a la enfermedad (Sida) ni puede transmitirse el virus (VIH).

Conoce la razón por la que existen vacunas contra Covid-19 y no para el Sida

Esto último ha permitido que parejas serodiscordantes,uno positivo y el otro negativo, puedan tener hijos sanos.

Por otro lado, la toma de antirretrovirales por personas no infectadas que tienen conductas de riesgo reduce drásticamente las posibilidades de contagio. Se conoce como profilaxis preexposición (PreP).

Este beneficio explica un efecto paradójico sobre otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), que han aumentado en los últimos años, mientras que los contagios por VIH han caído.

Dificultad de crear una vacuna

La vacuna frente al virus del SIDA no se ha logrado en gran medida por la elevada variabilidad genética del mismo.

Te podría interesar: Gobernadores federalistas buscarán comprar sus propias vacunas contra Covid-19

La tasa de error de la polimerasa del VIH es de 0.01 por ciento, de modo que cada nueva copia de ARN retroviral tiene un nucleótido distinto de la copia progenitora.

En comparación, las polimerasas de los virus de la polio, la gripe o los coronavirus tienen mucha mayor fidelidad de copia, de modo que la población viral es menos diversa.

Esa estabilidad antigénica facilita que puedan desarrollarse vacunas eficaces contra el Covid-19.

Conoce la razón por la que existen vacunas contra Covid-19 y no para el Sida

Como se producen cada día millones de partículas víricas en cada persona infectada, se dice que el VIH circula como una cuasiespecie, esto es, una constelación dinámica de secuencias genómicas alrededor de una secuencia máster. 

En el organismo, si la presión ambiental incluye antirretrovirales o anticuerpos, se seleccionan variantes circulantes del virus que escapan (resistencia) a los fármacos o a la inmunidad.

Por eso, el VIH ocasiona una infección crónica, persistente, de por vida en los infectados.

JGR