Niña confiesa en plena clase virtual que su padre abusó de ella

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El lunes pasado una niña de ocho años confesó en plena clase virtual ser víctima de abuso sexual por parte de su padre, por lo que el regreso a las aulas era la única forma de escapar del encierro.

Durante la sesión virtual una maestra de la primaria Martín Torres Padilla, de la alcaldía Tlalpan, detectó que una de sus alumnas, estaba “desesperada” por regresar a la escuela. 

La maestra, poco a poco fue platicando con ella para descubrir por qué la menor casi lloraba por seguir tomando clases en su casa y no estar en el salón, así que le preguntó cómo era la relación con su mamá y la niña respondió que era nada agradable, pues todo el día la insultaba y le pegaba, luego le cuestionó si su padre la defendía. 

Cecilia (nombre ficticio) le dijo a su maestra que tampoco, que él era más agresivo y de la nada y sin motivo aparente, la “agarraba a cinturonazos”. 

La maestra preocupada siguió preguntando qué más le hacía su papá, a lo que la menor respondió que también “le tocaba su colita”; en ese momento, la docente suspendió la clase y pidió ayuda para la menor. 

Tras los hechos, la FGJ capitalina inició una carpeta de investigación por el delito de “abuso sexual por parentesco”, por lo que los padres de la menor ya son interrogados al respecto. 

Con su testimonio y como prueba, la grabación de la clase en línea, la maestra acudió con las autoridades: antes había solicitado a la SEP que se aplicara el protocolo establecido por la institución en estos casos para la orientación, prevención, detección y actuación en caso de abuso sexual infantil, acoso escolar y maltrato en las escuelas de educación básica. 

También lee: Vecino de los “monstruos” de Ecatepec tenía a su hija secuestrada para abusar de ella

Desafortunadamente durante el confinamiento por la pandemia de Covid-19, la Fiscalía capitalina reportó el incremento en las carpetas de investigación de un 300 por ciento de los delitos de violencia contra la mujer, desde violaciones, agresiones físicas y psicológicas; a este delito le siguen las agresiones físicas y psicológicas; a este delito le siguen las agresiones físicas y sexuales a los menores de edad, aunque al no existir un medio en que los niños denuncien, lo hacen a través de terceras personas.