Mata guardia a joven durante “rave” clandestino

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Este fin de semana cerca de la Zona Esmeralda, en la colonia Espíritu Santo en el municipio de Jilotzingo, Estado de México, murió Hugo de 15 años, debido a que recibió un golpe en la cabeza con una botella de vidrio que al romperse se le incrustó en el cuello, lo que provocó que se desangrara.  

Hugo y sus amigos asistieron a una fiesta organizada en el lugar llamado “Imperio” donde pagó 100 pesos para su acceso, dentro de la fiesta según refieren testigos, empezó a correr y juguetear por toda la locación, tenía un comportamiento anormal, que se supone fue ocasionado por la ingesta de un cóctel de drogas sintéticas (fentanilo con cocaína) que le ofrecieron en la fiesta. 

El personal de seguridad intentó controlarlo, pero no podían someterlo, ya que el adolescente era muy rápido y contaba con mucha energía, lo cual desesperó a un elemento de seguridad, quien imprudentemente decidió detenerlo reventando un botella de licor en su cabeza, uno de los vidrio llegó al cuello  y le provocó la muerte.  

Cuando la ambulancia llegó al recóndito lugar donde estaba situada la fiesta tipo rave, Hugo ya había muerto, su cuerpo fue trasladado al Hospital “Salvador González Herrejón”. 

Hasta el momento no se ha confirmado alguna persona detenida, ni se sabe nada acerca de la familia del difunto.

Fentanilo y metanfetaminas, drogas que generan mayor ganancia al nacro en México

Las fiestas clandestinas tipo Rave son populares entre la juventud, su forma de operar es la siguiente: primero la empresa organizadora publica en redes sociales un cartel con los dj´s de moda en el momento y costos de los boletos, estos eventos están enfocados a jóvenes de clase media y alta.

Los interesados adquieren sus entradas dos o tres semanas antes del evento; unos días antes o incluso el mismo día del evento se publica la ubicación, que regularmente son a las afueras de la ciudad, en zonas boscosas y terrenos baldíos al aire libre, a este lugar pueden acceder por medios propios o llegar a través de transporte contratado por el mismo organizador. 

Se puede acceder con todo el alcohol y drogas que se desee, dentro de la fiesta se permite el libre uso de las mismas, incluso venden dentro del evento. 

Te puede interesar: Balacera deja 4 muertos en playa Manzanillo de Acapulco

La fiesta dura de uno a dos días, la música suena ininterrumpidamente y es exclusivamente electrónica, no participa ningún otro género musical. 

Existen zonas específicas para montar una casa de campaña por si desean dormir o para guardar sus cosas, pero regularmente y debido al consumo de alcohol y drogas, nadie duerme, se la pasan toda la noche bailando.

Una vez que termina el evento el transporte contratado regresa a los asistentes a puntos específicos de la ciudad que pueden ser un metro o el monumento a la revolución.

Estos tipos de eventos no cuentan con un área específica para servicio médico, no tienen personas calificadas en tratar sobre dosis y ni siquiera cuentan con un botiquín. 

Se supone que la compra del boleto si incluye la seguridad del evento, que debería de estar enfocada en salvaguardar la integridad de sus asistentes y no de matarlos. 

MGG