¡Otro abuso policial! Joven es sometido por policías de Tijuana

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Luego de que se diera a conocer el caso de Victoria Salazar, mujer salvadoreña que murió a manos de policías de Tulum, surgió otra historia más de abuso policial, esta vez un joven fue sometido por policías en Tijuana, Baja California.

Usuarios de redes sociales denunciaron que dos policías municipales ejercieron fuerza bruta sobre una persona en la colonia Alemán de la Delegación Zona Centro, sin que aparentemente el hombre cometiera delito alguno.     

La persona que realizó el video identificó al agredido como Erick Santiago Zamano Quiroz de 26 años de edad, de oficio pintor, y que habría ido a comprar tortillas para desayunar como lo hacía todos los días.

Fue entonces que dos agentes de la policía municipal de Tijuana, ingresaron al local e intentaron esposarlo a la fuerza, sin que presuntamente hubiese cometido ningún delito, dentro del establecimiento comercial ante la mirada atónita de los presentes.

En la grabación se observa a los dos policías municipales intentando esposar a Erick Santiago, pero tras los esfuerzos del hombre por zafarse de los agentes, los mismos uniformados buscaron someterlo con exceso de fuerza, al grado de casi asfixiarlo, cuando uno de ellos le apretó el cuello con su brazo.

“No hice nada, no hice nada”, insistió el joven quien suplicaba que no lo detuvieran.

Al no lograr someterlo, los oficiales tomaron fotografías a su credencial de elector y le habrían quitado el poco dinero que traía, y según testigos, también habría sido amenazado que si decía algo, ellos ya sabían dónde vivía, por lo que ahora teme por la integridad física y de propia y de su familia.

También lee: Caso Florian Kafka: la desaparición de un ciudadano austriaco en Tijuana

Este no ha sido el único caso de abuso policial, pues el año pasado, Yahir López de 28 años falleció víctima de policías en Tijuana, el hombre trabajaba como guardia de seguridad para llevar sustento a su familia, narró su viuda: “la verdad no sé por qué lo dijeron (que era indigente) si él sí tenía familia, nos tenía a nosotros”.

La muerte del joven, que ocurrió en la colonia Manuel Paredes de esta frontera, fue grabada y narrada por hombres que estaban llenando el tanque de gasolina mientras Yahir estaba en el piso. Es la voz de ellos narrando lo que estaban viendo: “Lo están asfixiando… se está poniendo morado… ya no se mueve y empiezan a gritar: lo mataron, lo mataron”. Inicialmente se argumentó que la detención fue por lanzar piedras.