Policía encubierta, pieza clave para detener al feminicida de Tlalpan

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Tras la detención y vinculación a proceso de Arturo N, el presunto feminicida de Tlalpan, existe una historia de investigación policial y trabajo de inteligencia.

De acuerdo con los trabajos de inteligencia que mantiene la Policía de Investigación (PDI), desde 2020 la Fiscalía General de Justicia seguía los pasos del feminicida, para conocer los lugares que frecuentaba, a qué se dedicaba y cómo operaba.

Esto, derivado del asesinato de una mujer de 39 años en San Andrés Totoltepec en octubre pasado.

Por ello, la PDI designó a la agente Fanny, quien observó y documentó el actuar del supuesto delincuente, quien detectó que era un taxista de la zona de Tlalpan.

El taxi que manejaba era la forma en que conectaba con sus víctimas, pues Arturo N subía a sus víctimas, les hacía plática, les preguntaba datos como lugares de trabajo, horarios, por dónde vivían y les ofrecía hasta su número telefónico para estar al pendiente de cualquier viaje.

Te puede interesar: Investigan a otro feminicida serial en Tlalpan; al menos mató a 4 mujeres

No obstante, era la forma en que este sujeto obtenía los datos privados y sensibles de sus víctimas.

Tras varios meses de labores de inteligencia, la agente Fanny abordó el taxi de Arturo, en donde le ofreció los datos que él le pidió para poder crear un vínculo.

Hicieron varios viajes y en uno de ellos, Arturo le comentó a la agente que tenía tres hijas, pero que las cuidaba porque le daba miedo que salieran a la calle.

Además, le confesó su modus operandi, pues una vez que le tomó confianza le reveló  datos de cómo había torturado y asesinado a sus víctimas, a quienes, aseguró, antes enamoraba.

Posteriormente, les pedía que fueran sus novias. Las víctimas tenían en común que eran de complexión robusta y edades entre 35 y 43 años, frecuentemente, empleadas domésticas.

Tras la detención, las diligencias lograron vincularlo a por lo menos tres feminicidios ocurridos en Tlalpan, uno, de una mujer de 50 años en el año 2016 en Santo Tomás Ajusco, otro en 2018 de una mujer de 38 años en la Magdalena Petlacalco y finalmente, el del año pasado.