Familia plagiada en Jalisco revela que secuestradores los liberaron porque se volvieron “famosos”

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Después de 17 días de ser secuestrados por policías municipales de Acatic, Jalisco, cuando regresaban de la Ciudad de México, la familia ha dado sus primeras declaraciones en las que calificaron como un milagro su liberación.

“Es un milagro, más que un milagro para nosotros mucho más, porque es algo impresionante no saber si ibas a vivir o morir. Los policías nos interceptaron diciendo que había una demanda como algo de robo de la camioneta no sabíamos ni qué y en ese momento fue demasiado temor”, dijo Jimena.

Durante una entrevista para Imagen Televisión, Jimena y Julio Alberto Villaseñor, también liberado, narraron cómo desde que ocurrió su secuestro el pasado 25 de marzo no supieron a dónde serían trasladados y temían por sus vidas, así como por las de los dos menores que los acompañaban.

Además comentaron que durante los 17 días en que estuvieron en manos de los secuestradores estuvieron amarrados, con los ojos tapados y además fueron torturados psicológicamente.

Te puede interesar: Video: Encuentran con vida a familia desaparecida en Jalisco

La familia plagiada reveló que los liberaron porque se volvieron "famosos".

No obstante, señalaron que aunque estaban en la misma casa, pero separados, no recibieron ninguna agresión física, les daban de comer tres veces al día, agua y los dejaban ir al baño.

“Estábamos en la misma casa, pero en diferentes cuartos. No nos golpearon, no nos hicieron nada, ‘nos atendían bien’, digamos, a pesar de la situación: tres comidas al día, agua, ir al baño, pues bien, digamos en el momento. No nos decían nada, pura incertidumbre no nos decían nada, todo el día la pasábamos encerrados”, recordó Juan Alberto.

Incluso, Jimena consideró que había una especie de pacto de no tocar o hacerle daño a los dos menores de edad que los acompañaban y que también fueron plagiados, ya que les daban todo lo que ellos quisieran. 

Justamente, los primeros en ser liberados fueron los menores, siendo la niña de un año 6 meses de edad la primera en ser dejada en un lote baldío del municipio de La Barca, el pasado 8 de abril, con una cobija y un mensaje en un papel donde estaba el número de celular de su abuelo. 

La niña de un 1 y 6 meses fue la primera en ser liberada en La Barca, Jalisco.

“Me dijeron que la iban a entregar a mis familiares, pero claro que yo estaba incomunicada y no sabía si era verdad o no, pero ellos me dieron su palabra y la cumplieron gracias a Dios”, recordó Jimena.

Leer más: Localizan con vida a Julia, niña que viajaba con familia desaparecida en Jalisco

Por su parte, Julio Alberto consideró su liberación y la de su familia en gran parte fue por el impacto mediático del caso, ya que sus captores les dijeron que debían dar gracias a Dios obtener su libertad pues ya eran “famosos”.

“Ya se van, serán  liberados, denle gracias a Dios por esta oportunidad, porque son famosos”, fueron las palabras que recordó esta víctima de parte de uno de sus secuestradores.

En la madrugada del 9 de abril, la familia fue dejada en un baldío con dinero para que se fueran en un taxi, pero al no saber dónde estaban comenzaron a caminar sin rumbo hasta que llegaron a una gasolinera en Zapotlanejo, cerca de la comunidad de La Laja, en donde pidieron ayuda al operador para conseguir un taxi.

“Ayer se localizó a la pequeña Julia Isabel y hoy iniciamos el día con la noticia que todos esperábamos escuchar: a las 2:30 de la mañana, su familia fue localizada también. Luego de días de búsqueda sin descanso en distintos municipios del estado y un fuerte despliegue de seguridad, su mamá, su papá, su tía y el pequeño menor de edad, que tenían denuncia de desaparición, hoy están sanos y salvos”, escribió el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro. 

Los siete policías de Acatic fueron vinculados a proceso por el delito de desaparición forzada.

Hasta el sábado los siete policías de Acatic fueron vinculados a proceso por el delito de desaparición forzada de personas y desaparición forzada de personas agravada.

Por último Jimena señaló que no recuerda bien los rostros de los policías que los levantaron y secuestraron, aunque aseguró que sólo Dios los podrá perdonar por los días de incertidumbre que les hicieron pasar. 

“Yo no recuerdo cara ni nada de los Policías, pero yo espero que sean los que dicen ser y que solamente Dios los perdone”, expresó Jimena.

AE