Ella era Reyna González, víctima del feminicida de Atizapán

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Reyna González, víctima de Andrés “N”, el feminicida de Atizapán, era madre de dos niñas y vendía accesorios de celulares para sobrevivir.

Andrés “N”, de 72 años, fue arrestado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México luego del feminicidio Reyna González, y quien se piensa, pudo haber matado durante más de 20 años.

Reyna rentó en diferentes lugares de la colonia Lomas de San Miguel en Atizapán de Zaragoza, Estado de México y alrededores, como en la colonia Emiliano Zapata, de acuerdo con documentos en posesión de Infobae México.

Vecinos informaron a este medio que González presuntamente tenía una pareja que era o es policía de Tlalnepantla, en el Estado de México; cuando la visitaba, lo hacía abordo de su patrulla, e incluso en uniforme oficial.

Para ganarse la vida, la mujer administraba un local de accesorios para celulares como fundas, cargadores, chips, etcétera, negocio que además, le permitía obtener ingresos para mantener a sus dos pequeñas hijas.

Meses después de comenzar a vivir en Lomas de San Miguel, fuentes anónimas revelaron que percibieron constantes visitas de Andrés “N” a la casa de Reyna González, pero no se trataba de un acoso, pues parecían ponerse de acuerdo para las mismas.

Puede interesarte Feminicida de Atizapán, Andrés “El Chino”, mantenía un perfil bajo para no levantar sospechas

Al tratar de indagar sobre su relación, Andrés únicamente declaró a sus vecinos que se trataba de su sobrina, y al tener acentos parecidos (”se comían letras”, sic), la gente lo recibió como una verdad.

Sin embargo, las visitas comenzaron a ser más frecuentes, hasta el grado de parecer una relación sentimental, pero la diferencia de edades lo hacía poco creíble para los vecinos.

Una de las primeras indagatorias de las autoridades señala que Reyna rechazó mantener una relación con su agresor, por lo que éste la acuchilló al interior de su casa.

Reyna González, víctima de Andrés “N”, el feminicida de Atizapán, era madre de dos niñas y vendía accesorios de celulares para sobrevivir.

Por otra parte, vecinos aseguraron que se trataba de una mujer muy seria y que únicamente se dirigía con las personas para tratar los asuntos necesarios, luego volvía a sus actividades cotidianas.

En la colonia tampoco era muy conocida, pues llegó en fechas recientes, por lo que vecinos desconocen si tenía más familia además de sus dos pequeñas hijas.

LM