Ejecutan a “El Robert” y “El Dylan” de la Unión Tepito la misma semana

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Entre el pasado ocho de enero y este viernes 15, han sido ejecutados dos cabecillas vinculados a La Unión Tepito, uno de ellos fue asesinado junto a cuatro más; el otro desapareció y su cuerpo fue localizado alrededor de cinco días después. Los dos personajes habrían conformado sus propias células al desprenderse del cártel capitalino.

Ante la cercanía de los asesinatos y su derivación del grupo criminal de la Ciudad de México, hay indicios de una persecución contra aquellos que buscaron cierta independencia. Aunque la disputa territorial con otras bandas también conduce a constantes homicidios ligados a La Unión Tepito.

Jeremy Jair GaliciaEl Dylan, era uno de los objetivos prioritarios de la Secretaría de Seguridad; este presunto narcomenudista desapareció el ocho de enero y sus familiares emprendieron una búsqueda por redes sociales. Su cadáver fue localizado envuelto en una cobija en el Circuito Exterior Mexiquense de Ecatepec, Estado de México, según fue confirmado el 14 de enero.

Su familiar, Óscar Antonio H., El Pechugas, fue ejecutado hace poco más de un mes, el seis de diciembre, entre Mineros y Carpintería de la Colonia Morelos, alcaldía Venustiano Carranza. De acuerdo reportes de prensa, El pechugas era esposo de la prima o hermana de El DylanAl ser confirmada la muerte de este último, se informó que sus homicidios están relacionados.

Según versiones extra oficiales, compartidas por el periodista Antonio Nieto, El Dylan era sicario de Óscar Flores Ramírez, El Lunares (preso desde el 31 de enero del 2020). Pero actualmente, ya contaba con su propia célula delictiva. Nieto, reportero especializado en narcotráfico en la capital, compartió imágenes de familiares y amistades que buscaban al desaparecido en la calle Matamoros, de acuerdo con publicaciones de Facebook y estados de WhatsApp.

En el ataque más reciente, durante la noche de este 15 de enero, un comando de entre seis sicarios descendieron de un vehículo para disparar contra Roberto Erasmo Maya Garibay, alias El Robert. Una bala en la cabeza habría alcanzado a este capo y logró ser trasladado al hospital Rubén Leñero, junto con su primo Oswaldo, pero ambos fueron diagnosticados sin vida apenas eran intervenidos.

De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Seguridad, El Robert y su primo fueron atacados junto con otros tres hombres más en un domicilio marcado con el número 86 de la calle Lago Chapala, colonia Anáhuac de la alcaldía Miguel Hidalgo. Agentes de la Fiscalía acudieron a recabar indicios, así como imágenes de videovigilancia.

Antonio Nieto reportó que la ejecución habría sido ordenada por El Pepín, con quien disputaba el control territorial en las colonias Pensil, Santa Julia y Huichapan. Por lo que ahora sería El Kalusha, hermano de El Robert, quien tomará el control en la Miguel Hidalgo, donde además opera la célula de El Balín.

Roberto Maya Garibay, alias El Robert o El Linares, operaba principalmente en las colonias Pensil Norte, Argentina y Legaria de Miguel Hidalgo. Ahí, su facción ejecuta el robo a transeúnte, transporte, así como la venta y distribución de droga.

Mientras que la organización de El Balín, que estaba comandado por César Andrés Pedroza, quien fue ejecutado, se le ubica con el narcomenudeo, así como asalto a transeúnte y transporte público en las colonias Pensil Norte, Argentina y Legaria, en franca disputa territorial con la facción del Linares/Robert. Aunque también tendrían movilidad en el municipio de Naucalpan, Estado de México.

De acuerdo con el reporte de la secretaría de Seguridad de octubre pasado, La Unión Tepito domina en la alcaldía Cuauhtémoc. Especialmente, en las zonas de Manuel Doblado, comandado por Lalo Ramírez Tiburcio, El ChoriCentro y Lagunilla con Víctor Hugo Ávila Ramírez, el Huguitoal frente; Peralvillo, Morelos y Tepito, cuyo líder sería Cristián Emanuel Flores Ramírez.

En esas demarcaciones realizan extorsiones, narcomenudeo, cobro de piso y asesinatos, así como intimidación a comerciantes.

Si bien, los cabecillas ejecutados recientemente podrían estar desligados de un mismo plan de exterminio, lo cierto es que son casos de la ola violenta consolidada en la última década, negada en un principio y con la que ahora se convive a diario.

Te puede interesar: Miente a su esposa para salir a asaltar; policías lo matan tras atraco

JVR