Revelan que EPN recibió un sobornó de $100 mdd para frenar la persecución de “El Chapo”

Han surgido múltiples revelaciones desde el 5 de noviembre de 2018, fecha en que dio inicio el juicio de Joaquín «El Chapo» Guzmán, antiguos socios, rivales, agentes federales  de Estados Unidos han aportado valiosa información en sus declaraciones.

En la audiencia celebrada el martes 15 de enero  en Brooklyn, el narcotraficante colombiano Alex Cifuentes aseguró que Enrique Peña Nieto recibió un soborno de 100 millones de dólares en octubre de 2012 para frenar la  persecución a Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Cifuentes hizo la afirmación al ser interrogado por Jeffrey Lichtman, uno de los abogados de «El Chapo».

«¿Guzmán pagó un soborno de US$100 millones al presidente Peña Nieto?», preguntó Lichtman.

«Así es», contestó Cifuentes en la corte federal donde se desarrolla el juicio.

Aunque aclaró que eso fue lo que le dijo el propio Guzmán. Poco después, agregó que Peña Nieto había solicitado un total de $250 millones de dólares.

«¿El mensaje era que el señor Guzmán no tenía que esconderse?», volvió a preguntar Lichtman.

El testigo cooperante de la Fiscalía respondió también afirmativamente e insistió en que eso era lo que «El Chapo» le había dicho a él.

¿Quién es  Alex Cifuentes?

Para entender un poco el valor como testigo de Alex Cifuentes en el caso del “Chapo” Guzmán, habría que conocer un poco más sobre él. Antes de que fuera secretario del Chapo, Cifuentes ayudaba a su familia con el contrabando de artículos ilícitos. Cuando tenía 10 años le tocaba secar y empacar por kilo la cocaína.

El colombiano conoció a Guzmán en 2002, cuando a  petición de su hermano Jorge, le pidió que le representara haciendo un trato con el sinaloense.

«Era para hacer una sociedad de montar 5,000 kilogramos de cocaína en un barco atunero», recordó sobre dicho encuentro que ocurrió en un criadero de avestruces ubicado en las afueras de Culiacán.

Ante el jurado habló sobre sus escondites en la sierra, describió un túnel construido en una casa en Culiacán, dio detalles de lo que hacían los pistoleros que lo cuidaban, nombró a la mayoría de las siete mujeres que aseaban las viviendas del cartel y hasta mencionó a qué hora se despertaba el capo.

Durante la audiencia, la defensa de Guzmán basó sus preguntas a Cifuentes en declaraciones que el colombiano realizó a autoridades de EE.UU. a comienzos de 2016, luego de ser arrestado para su extradición.

En esas entrevistas, Cifuentes ya se había referido a un pedido de US$250 millones por parte de Peña Nieto y un pago de US$100 millones que le realizó «El Chapo» en octubre de 2012.

En el juicio de este martes también salió a la luz que una mujer de nombre, Andrea Vélez Fernández, fungía como asistente del Chapo,  dirigía una agencia de modelaje en la Ciudad de México. Sin embargo el establecimiento, solo era una pantalla porque en realidad las edecanes eran damas de compañía pertenecientes a una red de prostitución del Cártel de Sinaloa.

Cuya finalidad no era entretener a los miembros de la organización de El Chapo, sino seducir a funcionarios vinculados con el narcotráfico y a altos mandos del Ejército Mexicano.

Alex Cifuentes declaró que El Chapo estaba interesado en complacer al militar debido a que este había emprendido una cacería en su contra, sobre todo después de 2008, cuando autoridades mexicanas y estadounidenses lo comenzaron a asediar.

“Ella introduciría a las amigas al general en fiestas privadas”, dijo el capo colombiano, sin mencionar la identidad del militar. El trato consistía en entregar mujeres a dicho líder de la milicia y ofrecerle 10 millones de dólares “para dejar en paz” al cártel, el uniformado no accedió.

Cifuentes señaló que el militar odiaba demasiado a Guzmán Loera para aceptar su soborno, pero El Chapo acusó a Andrea Vélez de mentir y ordenó asesinarla, aunque nunca logró cumplir su cometido.

De acuerdo con el testimonio de un agente del FBI, Andrea Vélez empezó a colaborar de forma secreta con las autoridades estadounidenses en 2012 y fue trasladada a Estados Unidos tras recibir una amenaza de muerte.

Guzmán quizás pueda ofrecer más detalles pronto

Después de un receso a las 4:30 de la tarde, el abogado Lichtman envió el nombre de «El Chapo» a los fiscales como testigo potencial de la defensa, confirmando aquello de que el narcotraficante quizás testifique en su propio juicio.

Lichtman dijo que agregar el nombre de Guzmán a la lista de testigos no garantiza que él vaya a testificar. Esto simplemente «posible».

«Si no pongo a él en la lista, quizás yo cierre la posibilidad de para que él testifique».

El testimonio de Guzmán sería algo sorprendente, mientras su ex asociados han dado detalles de la operación del cártel de Sinaloa, quien fuera líder podría ofrecer aún detalles más precisos, como si el posiblemente sobornó a algún presidente de México.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas