Alertan ante militarización que realiza AMLO en México

Diversos sectores sociales alertaron sobre el otorgamiento de mayores facultades a las fuerzas armadas en México durante esta administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador.

En dos años de gobierno, López Obrador afianzó el proceso de militarización en México con 30 tareas asignadas al Ejército más otras misiones a la Secretaría de Marina, aunado a las funciones de Seguridad Pública que las Fuerzas Armadas comenzaron a operar desde 2006.

Diversos sectores sociales alertaron sobre el otorgamiento de mayores facultades a las fuerzas armadas en México durante esta administración encabezada por AMLO.

Fue el 24 de agosto del 2018, como presidente electo, que López Obrador matizó su promesa de campaña para regresar a las fuerzas armadas a sus cuarteles, luego de reunirse con Francisco Vidal Soberón y Salvador Cienfuegos Zepeda, titulares de la Marina y la Defensa Nacional (Sedena) con Enrique Peña Nieto, respectivamente.

Te podría interesar: AMLO se ha convertido en un ‘verdadero peligro para México’: Denise Dresser

El tabasqueño argumentó que los mandos de la Sedena y Marina le habían ofrecido un diagnóstico de la seguridad en México. Agregó que entrevistarse con ellos era fundamental para saber qué funcionó y qué fue desechado, además, que sería irresponsable retirar a los soldados de inmediato, porque las policías locales no estaban funcionando.

Las fuerzas castrenses en México están enfocadas en la construcción de cuatro aeropuertos y tres tramos del Tren Maya; han remodelado hospitales, edifican bases de la Guardia Nacional y sucursales del Banco de Bienestar.

También han atendido el robo de combustibles; vendido cachitos para la rifa del avión presidencial; aportan árboles para el programa Sembrando Vida y, en la emergencia sanitaria, distribuyen la vacuna contra Covid-19.

Lo mismo reclutaron operadores de pipas que a personal médico o agentes de la Guardia Nacional; han vigilado la distribución de libros de texto gratuitos como la entrega de fertilizantes y de los programas sociales.

El uso de los militares con el tabasqueño ha respondido al menos a dos temporalidades. La primera de ellas recae en un ámbito sexenal y que está asentada en su proyecto de gobierno, como un aeropuerto, tramos del Tren Maya, o consolidar la Guardia Nacional.

Diversos sectores sociales alertaron sobre el otorgamiento de mayores facultades a las fuerzas armadas en México durante esta administración encabezada por AMLO.

Por otro lado está el empleo emergente o especial, donde entra la distribución de libros de texto o el proyecto contra Covid-19.

Cambios de AMLO para «beneficio» de México

López Obrador ha requerido modificaciones constitucionales para ampliar las facultades de los cuerpos castrenses en México, aunque también se ha valido de acondicionar planes DN-III que habitualmente sólo se aplican en inundaciones o sismos.

Además, los militares han extendido e inaugurado diversos convenios de colaboración con otras dependencias federales; lo mismo en la Secretaría de Educación Pública, de Agricultura o Petróleos Mexicanos (Pemex).

 De igual manera, el presidente ha impulsado la narrativa de que debe usarse y aprovecharse el conocimiento técnico, la eficacia, así como el despliegue de los soldados.

Te podría interesar: Lista la Ley de Seguridad para reprimir el descontento social…

Además se incluyen las tareas de Seguridad Pública; compuestas por patrullajes, erradicación de plantíos y decomisos de narcóticos. Así como la vigilancia de instalaciones estratégicas de México.

La Guardia Nacional fue aprobada en marzo de 2019 y arrancó operaciones formales el 30 de junio de ese año; desde entonces, el presidente tenía margen para disponer de las fuerzas  militares en auxilio de la corporación recién creada, facultad que fue efectiva desde el 12 de mayo de 2020.

Con ello quedó escrito que el Ejército y la Marina podrían intervenir legalmente en competencias que antes eran exclusivas de las policías civiles, con vigencia hasta el 27 de marzo de 2024, prácticamente, lo que resta del sexenio u ocho meses antes de que AMLO concluya su mandato.

Entre enero y diciembre de este 2020, la Sedena contó con 165 mil 454 agentes, la Marina 53 mil 810 y la Guardia Nacional aportó 100 mil 24. En conjunto fueron 89 mil 570 efectivos para las llamadas operaciones de construcción de paz. De estos,  siete mil 900 soldados se dedicaron a erradicar plantíos ilícitos.

De acuerdo con analistas consultados por Infobae México, el gobierno de la llamada cuarta transformación ha expandido tareas civiles a manos de los efectivos castrenses, lo cual podría sentar las bases del militarismo en el país.

Es decir, el empoderamiento de los militares para incidir en decisiones políticas en México.

Diversos sectores sociales alertaron sobre el otorgamiento de mayores facultades a las fuerzas armadas en México durante esta administración encabezada por AMLO.

Esto es riesgoso porque conduce a un control social a partir de valores militares, a una aculturación donde soldados y/o marinos pueden inscribirse cada vez más en ámbitos de la Administración Pública federal.

Para 2021, la Secretaría de la Defensa Nacional ejercerá su mayor presupuesto en la historia: 112 mil 557 millones de pesos, es decir, 18 mil 528 millones más que lo otorgado en este año; algo que se ha calificado como “consentir” a los militares.

Contrario a la austeridad impulsada por López Obrador, el sector militar no ha visto decrecer sus recursos, pues debe llevar a cabo las tareas asignadas y para ello necesita presupuesto.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas