AMLO se contradijo durante la pandemia de Covid-19

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se contradijo durante la pandemia de Covid-19, que ha dejado un saldo de más de 100 mil contagios y 10 mil muertes en el país, de acuerdo con Jan Woischnik, director para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer (KAS).

«Los dos grandes de Latinoamérica en la geopolítica y la economía, como son Brasil y México, ambos gobernados por populistas, en México, por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador y, en Brasil, por el ultraderechista Jair Bolsonaro, han puesto en evidencia una mala gestión», comentó el director del medio alemán.

«En uno momento en el que el estado debería tener como prioridad proteger a la población, ninguno de los dos tomó en serio la pandemia», añadió.

En el artículo América Latina: el coronavirus desnuda a los líderes populistas, la televisora alemana Deutsche Welle aseveró que la reacción del mandatario nacional ante la emergencia sanitaria es «contradictoria».

«AMLO no tomó en serio la pandemia (en marzo), pero, además, a lo largo de la crisis ha habido una comunicación contradictoria sobre las medidas, una estrategia poco seria en el manejo de esta crisis en donde es crucial una comunicación clara y comprensible para el ciudadano», subrayó Jan Woischnik.

AMLO desprecia la gravedad del coronavirus: México, un polvorín ...

Deutsche Welle comentó que, mientras AMLO presumía que la República Mexicana había «domado la pandemia», el país sigue siendo uno de los más altos en infecciones y defunciones por Covid-19. El pasado martes 2 de junio de 2020, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, alertó que «la epidemia no ha terminado».

Pese a ello, el presidente de México reanudó esta semana sus habituales giras por el país, al igual que dio luz verde a la construcción del Tren Maya, uno de los proyectos más polémicos de su sexenio, dado que podría tener fuertes afectaciones ambientales.

El artículo publicado por la televisora alemana advirtió que «una vuelta a la nueva normalidad, como es llamado el plan de apertura por el gobierno, es un paso arriesgado». Este lunes 1 de junio se concluyó la Jornada Nacional de Sana Distancia.

En la llamada «Nueva Normalidad», cada entidad federativa contará con un semáforo epidemiológico que será actualizado cada semana y especificará qué actividades se podrán llevar a cabo dependiendo del nivel. Las fases, de mayor peligrosidad a menor, son: rojo, naranja, amarillo y verde.

«Comentamos que, con un criterio de máxima seguridad sanitaria, cuando uno de los cuatro indicadores está en un nivel superior a los otros tres, se tomará como resultante el de más alta calificación, o color, por lo menos en el arranque», reiteró López-Gatell.

Sin embargo, las voces más críticas del gobierno de López Obrador han señalado que, incluso con estas medidas, el país corre un grave peligro si no se realizan más pruebas y seguimiento a los contagiados confirmados.

La oposición destacó que México se ubica como el país que menos pruebas realiza para detectar Covid-19 entre los 36 que componen la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), de acuerdo con un informe publicado a finales de abril.

México se ubica como el último en la clasificación, al realizar 0.4 pruebas por cada mil habitantes. El promedio de los 36 países de la OCDE se ubica en 22.9 pruebas por cada mil habitantes. De acuerdo con la organización, la realización de pruebas es vital para comenzar a levantar las restricciones de confinamiento en los países golpeados por la epidemia de coronavirus.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas