AMLO sigue los principios del nazi Joseph Goebbels (parte 2 de 3)

Esta es la segunda de tres entregas en las que se compara la estrategia de comunicación del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con los 11 Principios de la Propaganda Nacionalsocialista desarrollados por Joseph Goebbels, un temido nazi y brazo derecho de Adolf Hitler, quien se desempeñó como ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945.

Para revisar los primeros cuatro principios, click en el vínculo de abajo:

TE PUEDE INTERESAR: AMLO, nazi fanático de Goebbels (parte 1 de 3)

5. Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptar su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño debe ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Claro que Andrés Manuel López Obrador entendió este principio y quiere adaptar su mensaje para las personas menos inteligentes, llevarlas a realizar tan solo al mínimo esfuerzo mental, es por ello que para AMLO el concepto del Producto Interno Bruto (PIB), para medir el crecimiento económico y el bienestar de las personas, es algo muy complejo para que lo entiendan sus gobernados, por ello propone dejar de medir el PIB y mejor cuantificar «LA FELICIDAD DEL PUEBLO».

Durante el primer año del gobierno de AMLO la economía se contrajo 0.1% y los pronósticos señalan que la caída del PIB será mayor al 6% al terminar su segundo año, es por ello que le urge un «nuevo índice para medir el bienestar que sustituya al PIB” y asegura que ya trabaja en ello.

AMLO prometió como candidato a la presidencia un crecimiento económico del 4% anual, pero cambió su discurso y ahora dice que el PIB a rajatabla no es lo mejor para medir el bienestar, que “se debe calcular la felicidad del pueblo y no le va a gustar a los tecnócratas”.

6. Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas.

AMLO es especialista en este punto. Todos los días, en «la mañanera» se encarga de repetir hasta el cansancio lo que él desea imponer en la agenda mediática. Los programas y proyectos que a él le importan siempre son protagonistas y no desperdicia la oportunidad para atacar a sus detractores.

Después de afirmar que «la pandemia por Covi-19 le vino como anillo al dedo» a su gobierno, todas las mañanas da el reporte actualizado de los contagios y decesos en el país por coronavirus, y a las 19:00 horas, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, brinda otra conferencia para poner al corriente la información.

TE PUEDE INTERESAR: Tunden a Damián Alcázar por video de apoyo a AMLO

Pero López Obrador repite a diario las mismas mentiras:

Mentira: “Falso que México tenga la mayor letalidad de Covid-19 en América Latina”.
Realidad: La Organización Mundial de la Salud dio a conocer que México tiene el mayor índice de letalidad por Covid-19 en América Latina, con el 10.7%.

Mentira: «Ni en los países con más desarrollo económico resolvieron la disponibilidad de camas y médicos y especialistas. A veces exageran nuestros adversarios de mala fe»
Verdad: El sistema de salud en varios estados colapsó y muchos hospitales ya no pueden atender a las personas con Covid-19.

Amlo, nazi sigue principios Joseph Goebbels

Mantira: “Ya domamos la curva de contagios por Covid-19 gracias a las recomendaciones… Estamos en temporada de zopilotes, vean a la prensa, los periódicos, la radio, la televisión…”
Verdad: En los últimos días se han alcanzado hasta 400 muertes diarias por Covid-19; pero recrimina a los medios que lo cuestionan y publican los datos de la OMS.

7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca podrán contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

AMLO y su gabinete llevan a cabo tres conferencias diarias, para constantemente dar su versión de la realidad de los hechos. Son casi cinco horas diarias de transmisión de información oficial. Todos repiten y brindan los mismos argumentos que AMLO, de diferentes maneras, pero confluyen en lo mismo.

8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias.

AMLO, cuando es confrontado con información, muchas veces originada por las mismas dependencia del gobierno, siempre tiene otros datos que corroboran lo que él dice, lo que él predica y si no encuentra argumentos a su favor, él los crea, como su ensayo: “La nueva política económica en los tiempos del coronavirus”.

El viernes 5 de junio se hará la tercera y última entrega de este especial.

AS

TE PUEDE INTERESAR:

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas