Ya suman 41 escuelas en paro tras ataque de porros a estudiantes del CCH Azcapotzalco en Rectoría

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Los estudiantes de 41 escuelas y facultades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se encuentran en paros de 24, 48 y 72 horas tras los sucesos de violencia que ocurrieron contra los estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades CCH Azcapotzalco, quienes demandaban en Rectoría mayores condiciones de seguridad. Las agresiones dejaron 14 estudiantes heridos, dos de ellos de gravedad.

El día de ayer, alrededor de 300 estudiantes de facultades como Políticas y Sociales, Economía, Ciencias, así como de Filosofía y Letras realizaron un mitin frente a la Torre de Rectoría, en Ciudad Universitaria (CU), donde protestaron contra la violencia, además de lanzar consignas por la “pasividad” y “omisión” del rector Enrique Graue Wiechers tras los hechos de violencia. Algunos estudiantes incluso demandaron la renuncia del rector.

Autoridades de la UNAM identificaron a los “grupos porriles” que atacaron a los estudiantes y señalaron que entre los agresores se encuentran miembro de los grupos conocidos como “Treinta y dos”, “3 de marzo”, la “Federación de Estudiantes de Naucalpan”, y otras organizaciones de “vándalos”.

El rector Enrique Graue informó que ya se presentaron las denuncias correspondientes ante las autoridades y que firmó la expulsión definitiva de 18 estudiantes, las cuales espera sean ratificadas por el Tribunal Universitario.

Para hoy está programada una marcha por parte de los estudiantes que saldrá de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales rumbo a Rectoría. En las comisiones de seguridad que se reunieron ayer en la noche acordaron que habrá grupos de estudiantes encargados de vigilar que no existan otros ajenos que intenten unirse a los estudiantes. Estos grupos llevar los extintores de incendios de sus facultades de manera preventiva ante los riesgos de ataques.

Sobra decir que la educación pública superior de nuestro país aún tiene un largo camino que recorrer y que los actos que sucedieron el lunes son un atentado en contra de la Universidad, los derechos humanos y la libertad de expresión de los estudiantes. Se necesita de un trabajo conjunto, en el que participen tanto las autoridades, los maestros y los estudiantes para mejorar las lamentables condiciones que enfrentan en México las universidades públicas, especialmente antes de plantear la creación de 100 nuevas universidades como quiere AMLO. ¿De qué sirve expandir el virus de inseguridad y corrupción en las universidades? Hay que arrancar el problema de raíz para garantizar confianza en las autoridades educativas y asegurar que el futuro de la educación en México siga por buen camino.

Por último, hay que apoyar y aplaudir la valentía de los estudiantes que se han manifestado para exigir mejores condiciones y mayor calidad en su educación; lo cual es un derecho que el Estado está obligado a garantizar a sus ciudadanos. Y esperamos que no vuelvan a suceder actos como los del lunes nunca más.

Con información de: Proceso, Animal Político y El Universal.

Deja un comentario