‘Vapeadores’ alzan su voz y piden su regulación en la Cámara de Diputados

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Con playeras blancas y las leyendas “Yo Vapeo Yo Votó +18 “, “Regulen el vapeo, ya”, “Vapear no es fumar” y “El vapeo no es tabaco”, integrantes del colectivo “Vapeadores Unidos de México” se manifestaron afuera de la Cámara de Diputados para pedir la regulación de estos dispositivos electrónicos libres de humo, que buscan sustituir al cigarro tradicional.

En espera de ser atendidos por los legisladores, los al menos 30 manifestantes argumentaron que el vapeo no es una práctica dañina y, por el contrario, es una herramienta para dejar los cigarros de combustión para salvar vidas y tener una mejorar la calidad de vida, con menos probabilidades de sufrir enfermedades como el cáncer.

“Somos consumidores del vapeo que vinimos a exigir ciertas regulaciones para que no nos prohíban nada, amigos que nos reunimos para vapear. Pedimos que no les prohíban a las tiendas importar sus productos para que nosotros consumamos y dejemos un vicio tan feo que es el tabaquismo”, aseveró Carlo Alberto Sánchez, uno de los organizadores y quién convocó al mitin a las afuera de la puerta número 2 de la cámara baja a través de redes sociales.

A través de redes sociales, activistas lanzaron la convocatoria para el mitin.

Esta no es la primera ocasión que activistas en favor del vapeo exigen en San Lázaro la cancelación del decreto que prohíbe la importación de cigarros electrónicos y en su lugar regulen para su distribución y venta en México.

Asimismo, han exhortado a las autoridades de Salud a que se promueva un diálogo abierto y productivo, en donde participen todas las voces y sectores de la sociedad involucrados en el tema, para alcanzar una solución real y de fondo en contra del tabaquismo, fenómeno que en México provoca la muerte de 142 persona cada día, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Te puede interesar: Productos libres de humo, una alternativa para el consumidor del futuro

De acuerdo con especialistas, el vapeo es inhalar el vapor o aerosol de un cigarro electrónico u otro dispositivo para consumir nicotina u otras sustancias; y existen informes científicos, como el Public Health England de 2020, que afirman que estos dispositivos electrónicos son menos dañinos en un 95% que los cigarrillos tradicionales.

Además, según el presidente de ProVapeo México, Roberto Sussman, la prohibición de los vapeadores en el país implicaría eliminar una valiosa fuente de recaudación fiscal en tiempos de recesión económica y fomentaría el mercado negro, con grandes riesgos para los consumidores.

“Más de un millón 200 mil usuarios de cigarros electrónicos, quienes demandan una regulación para la distribución y venta de esos dispositivos, se ven orillados a buscar en el mercado negro sus equipos de evaporación, y deja en el olvido a quienes desean abandonar el consumo de tabaco”, señala el también investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y doctor en Ciencias por la Universidad de Londres.

Actualmente, se estima que aproximadamente 30 países restringen la venta de los cigarrillos electrónicos con nicotina, incluidos los vapeadores; sin embargo, en nuestro país, aunque están prohibidos, se comercian en establecimientos, por Internet o mercados sobre ruedas con precios variables que alcanzan hasta los dos mil pesos.

ic