¿Sobrevivir con $80.04? Así es la realidad mexicana

En México la pobreza es uno de lo principales problemas que aqueja a la sociedad, esto como consecuencia de una deficiente situación laboral que recae en el bajo salario mínimo. La comparación de éste entre países de condiciones similares suele ser buena referencia para entender el nivel de vida que se mantiene en diferentes lugares. En este sentido, es lamentable ver que el salario mínimo mexicano es el más bajo de América Latina.

Las consecuencias no son difíciles de entender: Un salario mínimo no alcanza ni para comprar lo necesario para alimentarse a sí mismo, mucho menos a una familia. Día con día se viola la Constitución al existir un pago mínimo que no es suficiente para satisfacer las “necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural”, tal como el artículo 123 dicta que debe ser.

Este ‘minisalario’ coloca a quien lo gana en una situación de pobreza y precariedad, ya que el monto establecido por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos está por debajo de la línea de bienestar calculada por la Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), con la cual se determinan los umbrales de pobreza. Una publicación hecha por esta institución señala: “Esto significa que quienes ganan entre uno y dos salarios mínimos viven en situación de pobreza por ingresos; éste es insuficiente para adquirir alimentos y los servicios más básicos”.

Por supuesto, ¿Quién podría mantener a su familia con 80.04 pesos al día? El problema de no llegar siquiera a cubrir las necesidades básicas, lleva a un mayor sentimiento de injusticia y desigualdad reflejándose no sólo en la violencia organizada, de pandillas o el narcotráfico, también en el tejido social, que poco a poco se desbarata afectando a cada sector del país.

Además de que el salario mínimo es bajo, cada vez se pierde más el poder adquisitivo. Es decir, que con lo mismo cada vez alcanza para comprar menos. Un trabajador hoy tiene que laborar más de 23 horas y 38 min….para tener un ciertos “lujos”. Mientras tanto, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazan reducir su salario como medida de austeridad con el argumento de que es “inconstitucional”. Cada ministro gana 520 mil al mes.

La pregunta del millón es: ¿Porqué es tan bajo y no se hace nada? El argumento más utilizado es que al aumentarlo, habrá inflación, pues si crece el salario de los trabajadores, la ganancia debe aumentar, por lo que las empresas aumentarán el precio de los productos. En pocas palabras, es un acuerdo más entre la iniciativa privada, los sectores sindicales y nuestro queridìsimo gobierno mexicano.

Hoy necesitamos una propuesta de algún sector que combata estos argumentos infundados e inválidos, para que realmente velen por ofrecer una mejor calidad de vida a los mexicanos.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas