Recomienda AMLO en su decálogo no estresarse para enfrentar al Covid-19

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó este sábado el “Decálogo para salir del coronavirus y enfrentar la nueva realidad”, en la que asegura que estar informado, alimentarse bien, bajar de peso, hacer deporte y ser solidarios ayudará a enfrentar la nueva normalidad tras la pandemia de Covid-19.

Con su decálogo, el mandatario dijo que sugiere algunas actitudes para que los mexicanos puedan salir a la calle, reanudar sus actividades y vivir sin miedos tras aplicar el confinamiento.

Incluso, llamó a mantener una actitud positiva; no dejarse envolver por lo material y evitar el consumismo; estar informado sobre la opinión de los expertos. Sin olvidar, señaló, el camino hacia la espiritualidad, amar a la naturaleza y a la patria.

Las medidas fueron divulgadas por el presidente en sus redes sociales a través de un video de casi quince minutos desde el Palacio Nacional.  El texto con las recomendaciones, que él mismo escribió, fue compartido en sus redes sociales.

A través de un video de 15 minutos, López Obrador dijo que es tiempo para que la población “siga su propio criterio” sobre las medidas sanitarias para frenar los contagios de Covid-19.

El mandatario aseguró que la gente acató las medidas que impulsaron las autoridades sanitarias como el confinamiento lo que permitió evitar un crecimiento acelerados en el número de contagios.

“Todo ello ha sido fundamental para evitar un crecimiento exponencial de los contagios, para no saturar los hospitales y para salvar el mayor número de vidas que ha sido médica y humanamente posible”, indicó.

También, aseguró que en esta etapa hacia la nueva normalidad, “debemos recobrar a plenitud el sentido de la libertad y decidir nosotros mismos, con base en lo que hemos aprendido, cómo protegernos del contagio y de la enfermedad”.

Este es el decálogo

1. Mantengámonos siempre informados de las disposiciones sanitarias; sigamos acatando las recomendaciones para cuidarnos y minimizar el riesgo del contagio, pero hagámoslo con independencia, criterio y responsabilidad.

2. Actuemos con optimismo. El buen estado de ánimo ayuda a enfrentar mejor las adversidades.

3. Demos la espalda al egoísmo y al individualismo y seamos solidarios y humanos. Si tenemos más de lo que necesitamos, procuremos compartirlo. Nada produce más dicha que la práctica de la fraternidad.

4. No nos dejemos envolver por lo material. Alejémonos del consumismo. La felicidad no reside en la acumulación de bienes materiales ni se consigue con lujos, extravagancias y

frivolidades. Sólo siendo buenos podemos ser felices.

5. Recordemos que ante el peligro de contagio y de la enfermedad, la mejor medicina es la prevención. Además de adoptar las medidas tan claramente divulgadas por las autoridades sanitarias, cuidemos nuestra salud tratando de bajar de peso y procurando vivir en calma y sin angustias, es decir, sin eso que ahora se conoce como estrés.

6. Defendamos el derecho a gozar del cielo, del sol, del aire puro, de la flora y la fauna y de toda la naturaleza.

7. Alimentémonos bien; optemos por lo natural, lo fresco y nutritivo. Una de las alternativas es el maíz, el frijol, las verduras, las frutas de temporada, el atún y las proteínas obtenidas de animales de patio y de potreros, no engordados con hormonas; evitemos el consumo de los llamados productos chatarra elaborados con exceso de azúcares, harinas, sales, químicos y grasas. Tomemos mucha agua pura; si tienes adicción al tabaco o al alcohol busca tratamiento para eliminarlos.

8. Hagamos ejercicio acorde a nuestra edad o condición física.Párate, camina, corre, estirate, medita y aplica todo lo que consideres que le hace bien a tu cuerpo.

9. Eliminemos las actitudes racistas, clasistas, sexistas y discriminatorias en general. Reforcemos nuestros valores culturales, las lenguas, las costumbres, las tradiciones, la

organización social comunitaria y sigamos cuidando a nuestros adultos mayores. El coronavirus nos recordó que es mejor cuidar a los ancianos en nuestras casas que tenerlos en asilos, por confortables que éstos sean, porque nada sustituye al amor. No olvidemos que la familia mexicana es la mejor institución de seguridad social en el país. En nuestra América, como lo canta Rubén Blades, “a pesar de los problemas, familia es familia y cariño es cariño”.

10.Tengas o no una religión, seas creyente o no, busca un camino de espiritualidad, un ideal, una utopía, un sueño, un propósito en la vida, algo que te fortalezca en lo interno, en tu autoestima, y que te mantenga activo, entusiasmado, alegre, luchando, trabajando y amando a los seres queridos, al prójimo, a la naturaleza y a la patria.

IV