¿Qué tipos de Fiscalías existen en el mundo y cuál es la que mejor se adaptaría a México?

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

A nivel internacional existen diversos tipos de Fiscalías; se trata de tres modelos diferentes que se ajustan a las necesidades propias de cada país. Los modelos que existen son:

  • Un primer modelo sería el de aquellos países en los que la Fiscalía tiene algún grado de dependencia del Poder Judicial, como en los casos de España o de Costa Rica.
  • Un segundo modelo es el de aquellos países en los que la Fiscalía se encuentra adscrita al Poder Ejecutivo, es decir, al Presidente, como ocurre en los Estados Unidos o Canadá.
  • Finalmente, en las últimas décadas emergió un tercer modelo basado en la configuración de Fiscalías como organismos autónomos sin ninguna dependencia institucional de algún otro poder público.

La elección de uno u otro modelo viene dada por las características del funcionamiento institucional en cada país. Por ejemplo, en países Europeos donde su distribución y desempeño de poderes es razonable, se opta por la Fiscalía Judicial. Por otro lado, aquellos países en los que la Fiscalía depende del Poder Ejecutivo, como Estados Unidos o Canadá, se caracterizan por ser democracias altamente consolidadas, de modo que los casos de impunidad en funcionarios públicos es nulo.

Merece la pena detenerse en el caso específico de las fiscalías autónomas, que es el modelo institucional más ampliamente extendido en América Latina. Los altos niveles de corrupción o la debilidad institucional frente a grupos criminales, sumados a la necesidad de fortalecer el sistema democrático ha conducido a los países latinoamericanos a la búsqueda de este tipo de Fiscalía para desligarse de cualquier poder para perseguir los delitos y castigar la impunidad.

Las Fiscalías autónomas latinoamericanas pueden presumir casos exitosos de persecución de delitos en los que se encontraban implicados miembros del gabinete político. En Brasil, la operación “Lava Jato” o en Guatemala el caso “La línea” que implicó a los entonces Presidente y Vicepresidenta del país, son ejemplos de cómo a través de esta Fiscalía se puede investigar y perseguir ese delito.

Por lo mismo es necesario realizar una reflexión a fondo sobre el funcionamiento de las instituciones mexicanas y los niveles de impunidad antes de enfrentar el debate de las salvaguardas y garantías que exigen los diferentes tipos de Fiscalías en un contexto como el mexicano.

Deja un comentario