¿Qué hubieran hecho ustedes? Pregunta nuestro señor Presidente

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

tvn-05012017231219

Ciudad de México.- La noche de ayer nuestro querido y respetado señor presidente, Enrique Peña Nieto, envió un mensaje a la población para explicar por qué subió el precio de la gasolina y de esta manera aclarar dudas y todo el caos que ha surgido alrededor del tema.

Con un par de frases que resaltan del resto del mismo discurso de siempre, intentó justificar el hecho de que la gasolina haya subido un 15% al arrancar el año, dijo que entendía nuestra  molestia, pero jamás mencionó que haría algo para remediarlo.

De igual forma aclaró que esta situación no tiene nada que ver con la Reforma Energética, diciendo que viene del exterior, en sus palabras: “El Gobierno no recibirá ni un centavo más de impuestos por este incremento”.

Si lo que dice Peña nieto, es cierto, entonces el aumento es culpa de la inversión extranjera,  a la cual se le abrió paso gracias a la Reforma Energética, entonces ¿Es o no es? Porque de otra forma no encontramos justificable que el exterior afecte los costos de una nación que tiene el “privilegio” de contar con grandes yacimientos que la proveen de materia prima.

Entre los cientos de justificaciones mencionó que si seguían manteniendo el precio “artificial” de la gasolina tendrían que recortar programas sociales, subir impuestos o incrementar la deuda del país, ¿Por qué no es opción bajar el salario de los altos funcionarios? O dejar de subsidiar a los expresidentes de este país, ¿Acaso fue una amenaza? ¿Gasolina o programas sociales?

¿Qué hubieran hecho ustedes? Pregunta cínicamente…

Nosotros hubiéramos dejado de lado los bonos navideños de los diputados, hubiéramos reducido el número de plurinominales, hubiéramos desaparecido la pensión de todos los expresidentes que tanto le robaron a este país, hubiéramos reducido el costo de los viajes presidenciales, los vestidos de la Primera Dama, las escuelas de sus hijas, en fin…

Pero eso es sólo lo que pensamos los mexicanos, nosotros no tenemos la preparación profesional y política con la que cuenta nuestro presidente, quizás por ello estamos incapacitados para responder a su pregunta.

Deja un comentario