Critican postura prohibicionista de diputados

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Ante la falta de empatía de los legisladores con los consumidores de sustitutos del tabaco, así como de cannabis, especialistas y usuarios criticaron la postura prohibicionista delos diputados al no regular estos productos.

El Pleno de la Cámara de Diputados avaló la prohibición de la importación y exportación de vapeadores, cigarros electrónicos y productos similares. La decisión tomada por los legisladores se basa, según dicen, en la necesidad de cuidar la salud de los mexicanos.

La medida avalada en San Lázaro crea la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación, promovida por el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Ante la aprobación de esta nueva ley que prohíbe los vapeadores y cigarros electrónicos, es necesario reflexionar sobre las implicaciones que tendrá la medida.

Para abordar este tema se realizó una mesa de análisis con la participación de Tomás O’Gorman, Secretario del Consejo Directivo de la Asociación Pro-Vapeo Mexico; Erik Ponce, Director Ejecutivo de ICAN LATAM; Javier Fernández Sánchez, Usuario de Vapeo; y Héctor Jiménez Landín, Director Editorial de Código Libre, como moderador.

Prohibición de cigarros electrónicos y vapeadores

Prohibir los cigarros electrónicos, y productos similares, es una medida fuera de lugar, señala Tomás O’Gorman. La medida es contraria a los datos científicos, confirmados mediante estudios e investigaciones, que se tienen en la actualidad sobre los vapeadores.

Impedir el acceso a los productos alternativos al cigarro convencional afecta directamente a los consumidores de vapeo. Esta prohibición le quita a los ciudadanos la libertad de elegir opciones más saludables, o menos dañinas, de consumo.

Prohibir el vapeo no contribuye a cuidar la salud y bienestar de mexicanos, solamente perpetua el consumo de tabaco y el cigarro tradicional, agregó O’Gorman.

Por su parte Javier Fernández destacó que no es una buena noticia la aprobación de una ley que prohibe los productos alternativos al cigarro convencional.

La prohibición de los vapeadores, cigarros electrónicos y productos similares es un duro golpe para los fumadores que buscan alternativas menos dañinas que el tabaco.

La postura tomada por los diputados afecta a los consumidores al impedir el acceso a productos que los beneficien o produzcan menos daño a la salud.

Te puede interesar: ‘Vapeadores’ alzan su voz y piden su regulación en la Cámara de Diputados

La ley aprobada en San Lázaro es un barrera que afecta al mercado de estos artículos e impacta la comercialización a nivel internacional de estos productos.

Erik Ponce considera preocupante la prohibición de vapeadores ante la influencia que tendrá la medida en industrias y productos no regulados, como el cannabis.

Se están tomando decisiones basadas es datos falaces sobre el exagerado daño a la salud por estos productos que han sido avalados por organismos internacionales, comentó.

La ley aprobada tiene un impacto directo en el sector comercial por su importancia en materia económica, pero sobre todo afecta directamente al ámbito de la salud.

¿Por qué prohibir y no regular estos productos?

Es un grave error prohibir en lugar de regular los vapeadores, afirmó Tomás O’Gorman. La decisión tomada por los diputados se apoya en información falaz, incompleta y que ha sido desmentida por distintas investigaciones.

Al no darle una oportunidad a los vapeadores y cigarros electrónicos se perpetúan las estrategias tradicionales, y nada eficaces, contra el consumo de tabaco.

Los principales afectados por la ley aprobada son los fumadores, a quienes se les está negando la posibilidad de elegir alternativas saludables al cigarro tradicional.

cigarros-impuestos-senado

Ante la prohibición aplicada a los cigarros electrónicos y productos similares, el amparo es el camino legal inmediato para los consumidores, comentó Javier Fernández.

La comunidad de vapeadores y los activistas que luchan por el libre acceso a estos productos han promovido alrededor de dos mil amparos en México.

Erik Ponce señaló que todo lo que está sucediendo alrededor del vapeo está siendo estudiado y tomado en consideración por los consumidores de cannabis.

Para la comunidad que lucha por la legalización del cannabis es indispensable conocer las posturas e inclinaciones de los políticos involucrados en este tema.

Se debe aprovechar la experiencia de la lucha por la regulación de los vapeadores y cigarros electrónicos, para llevarla al contexto de la legalización del cannabis.

La prohibición de los vapeadores y cigarros electrónicos es una violación a las libertades y derechos de los ciudadanos. Al mismo tiempo la decisión representa un retroceso para el país en materia económica y de salud.

Esta medida dará impulso al mercado negro debido a que la demanda de estos productos de consumo se mantendrá vigente a pesar de su veto.

No se tomó en cuenta a consumidores y expertos

Los diputados tiene clara la necesidad de regular estos productos y la industria asociada, al igual que se debe regular el cannabis, comentó Tomás O’Gorman.

Sin embargo, regular desde el miedo y con una perspectiva prohibicionista desaprovecha las oportunidades que ofrecen las alternativas al cigarro convencional, agregó.

Los políticos deben tener más empatía y apertura de mente respecto a estos temas que repercuten en la salud de los ciudadanos y la economía.

Prohibir los vapeadores y cigarros electrónicos no necesariamente responde a una agenda partidista, destacó Erik Ponce. El problema en lo que respecta a este tipo de regulaciones puede ser un tema político en general y su impacto económico, agregó.

La medida fue aprobada sin consultar a expertos en el tema ni tomar en cuenta que estos productos han sido autorizados en otros países.

El problema de fondo es la falta de conocimiento sobre el tema y sus implicaciones en ámbitos como economía y salud pública, enfatizó Javier Fernández.

Prohibir el acceso a estos y otros productos abre la puerta a los mercados negros de consumo. Esta situación puede derivar en que se cometan nuevos delitos y provocar un descontento social entre los consumidores.

Los cigarros electrónicos y vapeadores son un apoyo para los fumadores, ayuda a disminuir el consumo de tabaco y permite elegir alternativas menos nocivas.

Con información de Código Libre.

JGR