Pretende Isabel Miranda chantajear al Poder Judicial

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Luego de que el 25 de mayo, la Primera Sala de la SCJN determinó  atraer el amparo 34/2021 solicitado por Juana Hilda González Lomelí,  presunta implicada en el secuestro y posterior muerte de Hugo Alberto Wallace Miranda, algo que no le pareció a Isabel Miranda de Wallace.

Luego de que con cuatro votos a favor de las ministras Norma Piña Hernández y Margarita Ríos Farjat y los ministros Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Juan Luis González Alcántara Carrancá, la activista presuntamente comenzó una campaña de intimidación contra varios miembros del Poder Judicial de la Federación.

Miranda de Wallace está obsesionada en que ya no se revise el asunto de su hijo, quien, por cierto, según algunas versiones, no murió y fue visto vivito y disfrutando en el país vecino del norte, tiempo después del supuesto secuestro.

Al parecer Isabel Miranda de Wallace no es la persona que dice ser y muestra de ello son sus acciones contra el Poder Judicial, en específico contra varios ministros de la SCJN.

Desde esta historia, la señora Miranda de Wallace construyó una estrategia política que la colocó, desde los tiempos de Genaro García Luna como referente en la lucha contra el secuestro en nuestro país.

Sin embargo dicha imagen podría desmantelarse por completo si se demuestra, que al igual que otros tantos casos durante la administración de García Luna, se trató de un montaje policial.

Las evidencias de tortura y violencia sexual que sufrió Juana Hilda durante su proceso penal por el supuesto secuestro, mismas que, por su gravedad, podrían dar lugar a que se ordene su liberación inmediata.

De acuerdo con la investigación del periodista Ricardo Raphael constataba en su columna que el expediente, de más de 70 mil páginas, al cual tuvo acceso, está lleno de violaciones a los derechos humanos, abusos a la autoridad, fabricación de pruebas, tortura, etcétera.

Miedo a la verdad

Al parecer la señora Miranda de Wallace no le tiene fe al debido proceso que se seguiría al citado amparo, por lo que de acuerdo con fuentes cercanas a la investigación, así como de la propia activista, la señora Miranda de Wallace ha echado adelante una nueva campaña de intimidación.

De acuerdo con la periodista Lourdes Mendoza, su blanco serían altos mandos del Poder Judicial federal, en particular algunos ministros de la Corte que han atraído el caso de Juana Hilda, por lo que ahora la señora Wallace estaría fabricando “pruebas”.

Para ello estaría utilizando aplicaciones digitales ya demasiado conocidas y exploradas con las que simulará conversaciones digitales en WhatsApp y Telegram. Su objetivo es evitar que la Corte revise los casos de las personas que ella ha venido acusando.

Es por demás público que, desde hace varios años, Isabel Miranda de Wallace ha emprendido una campaña de amenazas, intimidación y persecución contra distintos personajes que van desde funcionarios públicos, integrantes de la Fiscalía General, jueces y defensores públicos, hasta abogados y  hasta periodistas, entre ellos Ricardo Raphael y Anabel Hernández. 

De entrada, pareciera que se quieren ocultar las violaciones de derechos humanos que ejecutaron contra la supuesta secuestradora de su hijo, hecho que puede tirar la imagen de defensora social que ha construido desde hace años. Sin embargo, puede haber más que esconder.

Tal como adelantó en una entrevista con el presentador de noticias Ciro Gómez Leyva, ya cuenta con “mucha información” que demostrarían el mal accionar de los magistrados que revisarán el amparo; pero surgen varias interrogantes cómo ¿Quién le manda información? ¿No será que la está fabricando ella?

JGR