Las ‘perlitas’ de Sergio Mayer, incluido el ‘moche digital’

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
El trabajo de Sergio Mayer Bretón en la Cámara de Diputados no se ha caracterizado por impulsar reformas que beneficien a sus representados, los ciudadanos del distrito electoral 6 de la Ciudad de México y a donde llegó de la mano de Morena. También, sus declaraciones no han dejado verdaderas ‘perlitas’ o pifias, que se han convertido en tendencia en redes sociales. 

Sin embargo, no son sus declaraciones lo que ahora lo puso en el ojo del huracán. Se trata de una iniciativa que promovió desde el año pasado y con la que buscó imponer un impuesto que fue bautizado como ‘moche digital’.

Dicha iniciativa proponía otorgar a las Sociedades de Gestión Colectiva (SGC) el derecho a exigir un pago a los fabricantes e importadores de dispositivos de almacenamiento digital, como son computadoras, teléfonos móviles, discos duros, memorias USB, entre otros. 

Ello, argumentó Sergio Mayer Bretón, porque estos dispositivos son utilizados principalmente para la realización y almacenamiento de copias privadas de obras protegidas y que generan un daño a los titulares de derechos de autor.

Así es como se cobraría ese impuesto, con lo que preveían recaudar entre 4 mil y 6 mil millones de pesos anuales para beneficiar a los autores, compositores y escritores. Cabe señalar que la propuesta era apoyada y promovida por Roberto Cantoral Zucchi, que preside la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM).

Pero la iniciativa fue frenada por el pleno la semana pasada. La mayoría de Morena y del Partido del Trabajo, así como la oposición, rechazaron la iniciativa y argumentaron que el costo sería asumido por el consumidor final y no por los fabricantes.

Pero no para ahí el trabajo como legislador en la Cámara de Diputados. Y es que el actor, cantante y productor ha dejado en sus declaraciones, tuits e intervenciones en tribuna, varias pifias o ‘perlitas’ que aquí te contamos.

Tras ser nombrado como presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía hubo críticas por su nombramiento, por lo que aseguró que para presidir esta comisión “no se necesita ser ni Sócrates ni intelectual”, además de que se consideraba un buen perfil para ostentar el cargo.

Otro momento inolvidable es tras la muerte del escritor Fernando del Paso. Ese día, Sergio Mayer en el pleno invitó a rendirle un homenaje en ‘Palacio Nacional’,  cuando en realidad se refería al Palacio de Bellas Artes. 

Otra más es cuando se refirió a la vaquita marina, especie endémica que está al borde de la extinción. En aquel entonces dijo que estaba muy preocupado por la situación de la “vaquita amarilla”, cetáceo que habita en el Golfo de California.

Pero aún no acabamos, Sergio Mayer Bretón también confundió los conceptos de ‘genocidio’ y ‘ecocidio’, mientras explicaba los daños al ecosistema de la zona que causaría el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que se iba a construir en Texcoco.

Además, otro de los errores cometidos en Twitter fue cuando confundió la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Y es que al expresar su descontento por las declaraciones del titular de la Semarnat ante la muerte de fauna en Tabasco, arrobó la cuenta de Profeco. 

“Lamentable escuchar a @RafaelPacchiano @Profeco justificando la muerte de tanta fauna en Tabasco y negar que no hay contaminación en los ríos por parte de Pemex cuando estudios demuestran lo contrario @azcarmx”, escribió.

Perlitas Sergio Mayer Moche digital

Tampoco hay que olvidar el día que Sergio Mayer confundió a jóvenes talentos con actores de la industria porno. “Importante resaltar y apoyar el talento nacional para que no tengamos fugas de talentos”, escribió, pero el apoyo se lo estaba dando a Jordi el “Niño Polla”, un conocido actor porno.

Por último, el legislador de Morena confundió la Biblioteca Karen Buchwald con una “librería”, pues al decir que era “impresionante” poder estar en un lugar donde se percibe la historia, pues la “librería” está ubicada en la antigua casa que ocupó George Washington, uno de los presidentes más emblemáticos de EU. 

En redes sociales le hicieron notar que la traducción correcta era “biblioteca” y no “librería”.

Te puede interesar: Sergio Mayer pretende albazo con reforma que impone cobro a contenidos audiovisuales

IV