La Perla, entre los 13,500 restaurantes que han cerrado definitivamente por la pandemia

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

En la Ciudad de México, día a día diversos restaurantes, en su mayoría pequeños y en muchas ocasiones de carácter familiar, han tenido que afrontar la crisis que la pandemia de Covid-19 trajo consigo gracias en gran medida a las resoluciones tomadas por las autoridades.

A casi un año de que comenzó la pandemia, y con ella las restricciones y las bajas ventas, algunos establecimientos sobreviven con el mínimo personal, mientras que otros han tenido que dejar el negocio permanentemente.

Te podría interesar: Restaurantes en CDMX podrán abrir gradualmente a partir del 18 de enero

Este es el caso de La Perla, un restaurante familiar ubicado en la alcaldía de Miguel Hidalgo, el cual ante los elevados costos de funcionamiento y los pocos ingresos cerró para ceder su sitio a una barbería.

Cientos de restaurantes se encuentran al borde de la quiebra, mientras que otros luchan para no cerrar definitivamente sus puertas.

Perla Calvillo, la dueña del establecimiento, comentó que  al principio de la pandemia las cosas fueron muy difíciles, ya que al no contar con el personal suficiente no podían dar el servicio a domicilio, mientras dejaba en el olvido los negocios de barrio y prefería pedir sus alimentos a las grandes cadenas de restaurantes.

“Los gastos eran los mismos, los suministros se iban quedando y los alimentos llegaban a echarse a perder, lo que representaba pérdidas difíciles de recuperar”, expresó.

Pese a la autorización de abrir con 30% del aforo, esto no dejó beneficio al local, ya que con sólo cuatro mesas las autoridades de la alcaldía permitieron que funcionara nada más una con dos sillas, lo que significaba un gasto excesivo de insumos y poca ganancia para el restaurante.

“Decidimos cerrar ya que los préstamos bancarios nos comieron, al igual que los servicios como la luz y las deudas con los proveedores”, lamentó la dueña del establecimiento.

Sobreviven restaurantes en la mínima expresión

En otros casos hay lugares que han podido sobrevivir gracias a medidas extremas como recorte de personal, reducción de salarios y descansos obligatorios, entre otras medidas.

Un caso de esto es Cicatriz Café, el cual  ha visto cada vez más bajas las ventas, siendo su etapa más crítica este inicio de año en el que la capital se encuentra en semáforo rojo por Covid-19.

Lo anterior implica medidas  como la prohibición de servicio de comedor y exclusivamente se permite la venta de alimentos para llevar o servicio a domicilio.

Ubicado en la calle de Dinamarca, en la colonia Juárez de la alcaldía Cuauhtémoc,  este restaurante comenzó a tener un repunte previo a diciembre, que en forma contraria a años anteriores que era una de las épocas de mayor bonanza, el 2020 estuvo marcado por pocas ventas.

“Todo empezó cuando la colonia fue declarada de atención prioritaria y ahí se nos limitó el horario y la venta de bebidas alcohólicas; después ya con el semáforo rojo las cosas empeoraron”, relató un trabajador quien pidió permanecer anónimo.

Cientos de restaurantes se encuentran al borde de la quiebra, mientras que otros luchan para no cerrar definitivamente sus puertas.

El empleado comentó que además de reducirles el sueldo comenzaron a descansar un día extra a la semana  y se mantienen con lo mínimo de propinas ante las bajas ventas.

Te podría interesar: Restauranteros protestan a ‘cacerolazos’ en Masaryk para exigir reapertura de sus negocios

Este es el escenario es muy similar al de miles de negocios que  en conjunto representan una gran fuerza laboral, además de ser uno de los sectores más importantes en la industria de servicios de la Ciudad de México y del país en general.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) indicó que en todos los meses que van de la pandemia se han ido a la quiebra alrededor de 100 mil empresas, lo que provocó  la pérdida de alrededor de 400 mil empleos.

Los restaurantes no se encuentran considerados en la lista de actividades económicas esenciales y llevan tres semanas sin actividad debido al repunte de contagios de la pandemia en el país que ha llevado la ocupación hospitalaria a 90% en  la Ciudad de México. 

Representantes del sector indicaron que al menos 13 mil 500 restaurantes han cerrado de forma definitiva en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Asimismo, 500 miembros de la Industri en la Ciudad y el Estado de México exigieron a las autoridades que el sector se considere una actividad esencial para poder operar pese a la emergencia sanitaria por Covid-19.

“Ante la devastación que está sufriendo este sector, motivada por el cierre de establecimientos, solicitamos que esta industria sea considerada una actividad esencial, ya que es parte fundamental para el funcionamiento de la economía de México”, indicaron en una carta abierta.

JGR