Video: Niños regresan a clases por falta de Internet en Guerrero

Los padres de familia y las autoridades de la comunidad de La Cacanicua del municipio de Tlalchapa, Guerrero, decidieron que los niños deben acudir a la escuela pese a la pandemia de Covid-19.

Esto se debe principalmente a la falta de insumos como Internet, así como personal, pues la comunidad cuenta con un solo maestro, el cual es pagado de forma particular por el municipio. 

Te podría interesar: ¿Cómo inscribir a tu hijo de preescolar en el programa “Mi Beca para Empezar”?

Los padres de familia y las autoridades de la comunidad de La Cacanicua del municipio de Tlalchapa, Guerrero, decidieron que los niños deben acudir a la escuela pese a la pandemia de Covid-19.

Los niños llegan al salón de clases y el profesor aplica líquido sanitizante en las manos de los alumnos, además de que todos acuden con el cubrebocas puesto y mantienen distancia unos de los otros.

Hasta el momento,  los padres de 10 niños decidieron enviarlos a la escuela de la comunidad, ubicada en  los límites con el Estado de México.

«Aquí no tenemos Internet y se nos dificulta mucho para trabajar así, y se nos hace más fácil que esté el maestro, porque son poquitos niños, no son muchos, y siento que estamos alejados de la aglomeración de personas», dijo Perla de la Paz, madre de familia.

Te podría interesar: Cierran kinder que funcionaba pese al semáforo naranja en el Edomex

Niños de todas las edades

A la escuela acuden menores de diferentes grados escolares, provenientes de La Cacanicua de arriba y La Cacanicua de abajo.

El maestro, de nombre Alexis Espinoza, es pagado por el municipio y acude a la comunidad para impartir clases.

«No tiene mucho que comenzamos, fue como hace dos semanas. Estaban preocupados por sus hijos porque no tenían clases, venía el maestro, ponía trabajo y no estaban aprendiendo, pues aquí, la mayoría de padres de familia no sabe leer, no sabe estudiar; entonces, lo que los niños necesitan es un  maestro para que ellos puedan aprender a escribir y a leer», comentó.

Los padres de familia y las autoridades de la comunidad de La Cacanicua del municipio de Tlalchapa, Guerrero, decidieron que los niños deben acudir a la escuela pese a la pandemia de Covid-19.

La Cacanicua se ubica a dos horas de la cabecera municipal de Tlalchapa, y a casi siete desde Chilpancingo, la capital guerrerense. La pobreza es visible y las condiciones para recibir clases a distancia prácticamente nulas.

Hace dos semanas que se reiniciaron las clases en esta comunidad en la que, aseguran, no hay ningún registro de contagio de coronavius. El municipio de Tlalchapa tiene 41 casos, según las cifras de la Secretaría de Salud federal.

JGR

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas