Muere de manera sospechosa comisionado del INAI

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El delegado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, Carlos Alberto Bonnin Erales, falleció el pasado lunes tras haber sufrido un infarto y caer de un quinto piso, informó el pleno del INAI.

Esta muerte nos hace pensar que el delegado sabía cosas que no debía decir y que a lo mejor había puesto algún precio por seguir callado y al no haber llegado a un trato, lo más fácil y sencillo fue quitarlo de en medio.

Cabe mencionar que no es al primer funcionario público que, sin aparente razón muere de manera repentina y, sobre todo, de forma trágica; lo curioso es que sucede antes de concluir el sexenio en turno.

Durante su periodo como presidente de la nación, Felipe Calderón, tuvo la pérdida de dos secretarios de gobernación. El primero fue Juan Camilo Mouriño, quien tras haber regresado de una gira por San Luis Potosí, el avión en el que viajaba se estrelló a la altura de la Fuente de Petróleos, en la Ciudad de México; ocasionando la muerte de todos los tripulantes.

El segundo caso fue Francisco Blake Mora, quien perdió la vida tras haberse impactado el helicóptero en el que viajaba, en las cercanías de Chalco.

Y seguimos analizando los sexenios a lo largo de la historia, poder observar otro caso, que es el asesinato del candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio, quien en pleno acto de campaña fue asesinado en Lomas Taurinas, en Tijuana, Baja California.

Lo que es un hecho, es que la corrupción, el compadrazgo y saber de más, en nuestro país es un factor importante para perder la vida, o simplemente estorbarle a una persona, genera diversos conflictos que al final del día los pagas tú o hasta tu propia familia.

 Falta esperar el dictamen médico que arroje la necropsia para analizar si es verdad que el delegado del INAI sufrió un infarto y por ende se cayó del quinto piso, o que alguien más colaboró con el asesinato de este funcionario.

Las especulaciones podrán seguir así, atando cabos y deliberando con lo sucedido, pues México, es el país en donde todo puede pasar, en donde todo es fácil de callar.

¿Será que este hecho es una nueva cortina de humo? ¿Será que el nuevo gobierno trae algo entre manos? ¿Será que, la próxima salida de Peña Nieto, altos mandos no quieren que se revele información?

Deja un comentario