México necesita un presidente fuerte que encare a Trump

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

 

penanieto02092015

Ciudad de México.- El día de hoy llega a la presidencia el candidato electo por el partido Republicano, Donald Trump, sembrando el miedo y caos en los miles de ciudadanos estadounidenses que no están de acuerdo con que el magnate sea su nuevo presidente.

Una vez que Trump tome posesión de la presidencia del país más poderoso del mundo, muchos de los países más pequeños sufrirán graves consecuencias, entre ellos México. No  podemos dejar de lado los recientes hechos en los que las empresas Ford y General Motors cedieron ante las amenazas del próximo mandatario y sacaron su inversión de nuestro país.

Desde el comienzo de su campaña hasta el último de sus discursos Donald Trump ha mantenido su promesa de que de una u otra forma los mexicanos vamos a pagar el muro fronterizo, ya sea por algún impuesto o cualquier cosa que se le pueda ocurrir.

El problema aquí es que México depende mucho de Estados Unidos, sin embargo, esto no significa que le haya vendido su alma. Si Trump quiere dejar de tener negocios con nuestro país, está en todo su derecho, lo que nuestro nuevo presidente debe saber es que nuestro vecino no es la única opción, tal vez es fácil de decirlo, pero hay otras potencias que con gusto invertirán en nuestro país.

El fin de la presidencia de Peña Nieto, cada vez está más cerca, y nuestro nuevo candidato electo debe demostrar firmeza ante un mandatario que está dispuesto a sacar el mayor provecho de nuestro país, que ha sido explotado desde el inicio de su historia. Debe estar lo suficientemente preparado para restablecer la economía y sobretodo debe sentirse tan mexicano como le sea posible, y para defenderlo de aquellos que pretendan abusar de él.

Parece una fantasía  creer que alguna vez uno de nuestros presidentes serán siquiera la mitad de lo que merece una nación como la nuestra, sin embargo, no es del todo imposible…

Deja un comentario