Tienen mayoría de madres trabajadoras empleos de baja calidad

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

La idea de no trabajar si eres mamá es casi un sueño, pues 73.04% de las mujeres ocupadas tienen al menos un hijo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Estas mujeres además de enfrentar una doble jornada, por el trabajo que realizan en el hogar, también obtienen bajos ingresos.

Te podría interesar: Video: Festejan a mamás yucatecas con stripers a domicilio

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo indica que 76.92% de las mamás que trabajan, cantidad que representa a 11 millones 646 mil 583, obtiene compensaciones de hasta tres salarios mínimos.

La mayoría de las madres trabajadoras tienen un empleo con poco salario y sin prestaciones.

Luz Elena Martínez es una de ellas, pues pese a contar con estudios universitarios y laborar en una empresa formal recibe un minisalario y carece de prestaciones básicas como acceso a servicios de salud.

Las estadísticas indican que cuatro millones 883 mil 553 mamás trabajadoras tienen ingresos de hasta un salario mínimo, cuatro millones 948 mil 40 de más de uno y hasta dos salarios mínimos, en tanto que un millón 778 mil 990 obtienen más de dos y hasta tres salarios mínimos por su participar en alguna actividad productiva.

Pero el nivel adquisitivo de las mamás con empleo empeora si se considera que 829 mil 154 no reciben ingresos por sus actividades económicas.

Te podría interesar: Perdona “Lady Chispitas” a vendedora de cupcakes; le pide un pastel para el Día de las Madres

La precariedad de los puestos de trabajo de las mujeres con hijos se agudiza si se toma en cuenta que, del total de madres trabajadoras, nueve millones 418 mil 441 (62.21%), no tienen acceso a servicios de salud, los cuales constituyen una prestación obligatoria en el país.

Ganar más de tres salarios mínimos es un privilegio para pocas mamás en el país. De acuerdo con el Inegi sólo un millón 90 mil 178, cantidad que representa 7.20% del total, gozan de estos salarios.

A raíz de la pandemia, las mujeres trabajadoras han tenido que combinar su trabajo remunerado con tareas del hogar, educación de los hijos y tareas de cuidado, responsabilidades que caen desproporcionadamente sobre ellas, según el BID.

Las mujeres pasan, en promedio, el doble de tiempo en el trabajo doméstico no remunerado que los hombres. Esto impacta en el desarrollo de sus carreras, afecta su competitividad y eficiencia, obliga a dejar pasar oportunidades”, destacó.

La historia de Lady Chispitas tuvo una segunda parte, la cual fue dada a conocer por la vendedora de pasteles.

Especialistas recomendaron promover una nueva cultura de trabajo con flexibilidad de horarios, medias jornadas laborales y teletrabajo, los cuales sean opciones reales para mujeres y hombres que realizan labores de cuidado.

Esto ayudará a que aquellas mujeres que dejaron de trabajar por cuidar a sus hijos se reincorporen a las actividades productivas”, consideró Guillermo Cejudo, investigador del CIDE.

También se debe promover por todos los medios la idea de que los hombres también pueden cuidar, como extender las licencias de paternidad.

JGR