Maestra de Matamoros muestra en redes sociales, los castigos que aplica a alumnos

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

17353230_1173166279449089_8110467006503065548_n-c

Ciudad de México.- Una maestra de primaria de Matamoros, Tamaulipas, hizo público en su cuenta de Instagram, el método de disciplina y enseñanza que aplica a sus alumnos de tercer grado. En la imagen se puede ver a un niño de aproximadamente 8 años, trabajando con cinta adhesiva en la boca.

La imagen estaba acompañada por el siguiente texo: “A lo que tengo que llegar jajajajajaja pues es que nada más no se callaba ombe jajajajaja y el feliz! Trabajando y callado información que cura #100%efectivo #tape jajajajaja que hermoso”.

En primer lugar ¿Quién le dijo a esta mujer que así se educan a los niños? es un tipo de agresión, tanto física como psicológica, esto sin tomar en cuenta la edad del niño que evidentemente no se puede defender, y por si fuera poco además se burla de la situación.

Su mensaje con evidentes faltas de ortografía, tan sólo demuestra lo poco capacitada que está para asumir este puesto, la ignorancia en la que vive, creyendo que la solución está en taparles la boca con cinta, como si el menor no tuviera ningún tipo de derecho.

Además ¿Qué tan idiota debe ser una persona para no prever que el hecho de evidenciar algo así en redes sociales te va a traer consecuencias? No digo que esté bien lo que hizo pero obviamente los familiares del niño tomarían cartas en el asunto, y efectivamente, acudieron a las autoridades por presunto abuso de autoridad, discriminación y otros delitos.

Como si esto no fuera suficiente, además les pone apodos a los menores. Por ejemplo, a un niño que tiene una mancha en la cara lo llama Mapamundi. A otro de piel morena le dice Chocolatín, a uno más El Abogado y a una niña, La Paty Chapoy. Resulta indignante que una persona como esta señora esté  a cargo de un grupo de niños.

Nuestras autoridades no se cansan de demostrar el poco y casi nulo criterio que tienen para seleccionar a sus profesores.

Deja un comentario