Estrategia para dar vivienda a los pobres: FRACASO

Ciudad de México.- Durante el año 2000, el magnífico (sarcasmo) gobierno de Vicente Fox dijo que una de sus prioridades eran los proyectos de vivienda, por lo que crearon las Políticas Nacionales de Desarrollo Urbano y Habitacional de 2001, al igual que algunas reformas que colocaron a México a la cabeza de Latinoamérica en transacciones de titularización respaldadas por hipotecas, según informó el Banco Mundial en una publicación sobre Vivienda Popular en Latinoamérica.

A doce años después de haber anunciado esto, todo quedó, literalmente, completamente olvidado. De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), hay un total de cinco millones de casas abandonadas en suelo mexicano, lo cual pone en evidencia que no existe la «dichosa» política de vivienda para las personas pobres, o sea, casi la mitad de los ciudadanos.

Durante el sexenio de Fox y FeCal (Felipe Calderón), hubo un enorme desarrollo de inmobiliario de interés social, es decir, casas para personas de bajos recursos que podían ser adquiridas a crédito por el Infonavit. Sin embargo, de todas las residencias que se construyen, aproximadamente 81 mil por año quedan abandonadas. Dejando el trabajo de los políticos -como siempre- completamente inútil.

También te recomendamos: Director empresarial del Infonavit se otorga un autopréstamo con 0% de interés 

Las casas terminan en el abandono porque, típicamente, las construyen mal y en zonas mal ubicadas. «Le prometían a la gente que iban a llegar fábricas y ahí iban a encontrar trabajos. Eso nunca pasó, entonces la infraestructura nunca llegó y se quedaron en zonas muy inseguras y poco desarrolladas, obligando a muchas personas a irse», puntualizó Milena Dovalí, coordinadora de Investigación de Oxfam México.

¿La mejor parte? ¡El mismo Infonavit está consciente de esto! Su actual director, Carlos Martínez, explicó que el modelo de desarrollo urbano tan extensivo que se dio entre 2001 y 2012 no tenía ninguna regla de calidad urbana.

“Se construyeron desarrollos a diestra y siniestra en muchos lugares donde ni siquiera había servicios públicos, había promesas pero al final nunca hubo hasta la fecha, hay desarrollos en los que nunca llegaron. Son desarrollos alejados de los centros urbanos, sin transporte público cerca, inhabitables, que aún así se colocaron a través de créditos del Infonavit”, indicó el funcionario.

Martínez Velázquez, quien tomó el cargo durante diciembre pasado, añadió que el mega fracaso de la política de vivienda también se le atribuyó a que muchos trabajadores abandonaron el proyecto cuando las maquilas cerraron.

Los proyecto fallidos de los «funcionarios» (porque realmente no funcionan) ya no nos sorprenden, pero de todas maneras nos siguen molestando a todos como ciudadanos.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas