Especulan con el regreso del narcotraficante Caro Quintero a la actividad criminal

Un montón de cuerpos humanos aparecieron con las manos atadas y heridas de bala por el cuerpo, unos sin camisa, otros sin calzado aparecieron tirados en la carretera Caborca Sonoyta, a siete kilómetros de la cabecera municipal. “Esto es Sonora, esto es México, esto es mi pueblo aquí vivo yo, aunque usted no lo crea”, escribió Adrián LeBarón en su cuenta de Twitter. 

La noche del 19 de junio un convoy de aprox. 15 camionetas irrumpió en la zona rural de Caborca. Los tripulantes iban armados, bajaron, quemaron varios autos y asesinaron a una persona. 

Horas más tarde llegaron más camionetas para entrar de lleno en Caborca, algunos testigos dicen que las camionetas llevaban una x en las puertas. 

Te puede interesar: Eduardo García, el hombre que grabó a Beatriz Gutiérrez en primera clase de un avión

Atacaron a granadazos viviendas del centro, entraron a otro domicilio donde un trabajador de la Univesidad fue asesinado por error. 

La acción duró cerca de cuatro horas, los habitantes grabaron a quienes provocaron los incendios, las llamadas al 911 llovieron, 

La mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz y Seguridad informó que había ordenado el desplazamiento a Caborca, esa noche ninguna autoridad se presentó. 

Para cuando las autoridades llegaron a la escena ya había cuerpos a un lado de la carretera con signos de tortura y heridas de bala. 

El video que grabó un automovilista y se volvió viral dejó muy clara la atmosfera hostil que se vive en ese lugar. 

La gente tiene miedo de hablar y de que le maten a sus familias, según cuenta un periodista local a El Universal.

Hace un mes se reportó el hallazgo de en el puente de El Mechudo, una hielera con restos humanos, a lado una manta que advierte: “A la gente de la Costa les estamos informando, somos la gente de Caro Quintero. Esta plaza nos pertenecía y ahora todos aquellos productores, comerciantes, mineros de la región, tendrán que pagar la plaza, aquí estamos para limpiar. Somos la Barredora 24/7, el R Rodrigo Paez y Cara de Coch, y todos juntos somos el Cártel de Caborca”, [sic]

El narcotraficante Rafael Caro Quintero, uno de los capos más poderosos de los años 80, fue liberado en completo sigilo en el 2013, luego de pasar 28 años en prisión por asesinar a un agente de la DEA, Enrique Camarena.

Te puede interesar: Señalan en redes que Irma Eréndira Sandoval usa un ¡reloj Cartier!

El argumento es que debió haber sido por un tribunal federal y no por uno estatal. Cuando la noticia se expandió la DEA de inmediato puso a Caro Quintero entre los más buscados, ofreció 20 millones de dólares por su captura. 

Caro Quintero se las ingenió para hacer creer que ya no estaba en ese negocio, a lo que la DEA contra argumentaba diciendo que “es lo único que sabe hacer”. 

Las autoridades creen que Caro está tratando de recuperar un territorio que le pertenció en los años 80’s, que ha entrado en pugna con hijos del Chapo como con el grupo de aquella región de Sonora: Los Salazar. 

En los primeros cinco meses de 2020, los homicidios crecieron 40% en Sonora, en relación con el periodo en 2019.

Desde finales del año pasado la violencia ha ido en aumento, los narcos pueden incurrir en cabeceras municipales y moverse libremente con total impunidad, seleccionar tranquilamente a quien van a ejecutar. 

Los habitantes mejor se callan, porque saben el precio que hay que pagar por decir lo que todo el mundo sabe. 

PRE

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas