Especialistas: Propuesta para programas sociales es regresiva e inviable

Ciudad de México.- La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados prepara el dictamen sobre el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020. Hasta el próximo 5 de noviembre incorporará propuestas de alcaldes, expertos y legisladores para mejorarlo. Con ese objetivo se organizó también un ejercicio de parlamento abierto.

Este 23 de octubre se abordó el tema de desarrollo social. Diversos especialistas alertaron que lo enviado por la Secretaría de Hacienda como parte del paquete económico 2020 en lo relacionado a programas sociales es «regresivo», «opaco», «inviable» e «injusto».

Enrique Díaz Infante, director del Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), señaló que el PEF 2020 es regresivo porque no se está invirtiendo suficiente capital físico ni social, es decir, en la formación de las capacidades humanas, en educación y salud, ni en infraestructura.

En cambio, aseguró, es un presupuesto que tiene incremento en el pago de deuda y pago de inversiones y en pago de pensiones, que pasan de 3.4 puntos porcentuales del PIB a 4.1 en 2020. En cambio, en salud se va a gastar 2.5%; en infraestructura, 2.7% del PIB; en educación, 5%.

«Estos porcentajes son la mitad de lo que se gasta en los países de la OCDE, entonces, ¿cómo vamos a generar crecimiento, cómo vamos a hacer que mejoren las condiciones de la gente?», preguntó Díaz Infante.

«No puede ser que se le destine más a deuda y a pensiones, casi el doble, y que se invierta menos en la salud y educación de los jóvenes, en dejarles infraestructura. Es una injusticia intergeneracional. Habría que repensar eso».

Ante la dinámica demográfica, recomendó, «es necesario aumentar la edad de retiro, subir el monto de las aportaciones obligatorias y realizar una Reforma Hacendaria que dé sostenibilidad al sistema de pensiones».

En el tema de salud, Judith Méndez, coordinadora de Salud y Finanzas Públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaría (CIEP), destacó que el presupuesto que se proyecta asignar al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) en 2020 es una cuarta parte de lo que en realidad se necesita para una iniciativa así.

Este sistema, explicó, pretende atender a toda la población que no tiene seguridad social y a la población más vulnerable, más de 75 millones de personas, de manera ilimitada, sin que exista ningún tipo de cuota o retribución por los servicios. Además, se pretende que los trabajadores del Insabi tengan una plaza permanente y dejar el esquema de honorarios.

La finalidad de la iniciativa es buena, dice Méndez, un sistema que se enfoque en la población sin seguridad social es necesario. «Pero, con qué dinero se va a financiar un sistema de salud para más de la mitad de la población nacional, si tenemos un espacio fiscal en contracción, que al menos desde 2016 ha pasado de 6.6% del PIB a 2.4%».

Se ha definido, agregó el especialista, que se van a asignar 40 mil millones de pesos para el Insabi a partir de su creación, esto viene de lo que era el Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular. «Pero esta fuente de financiamiento no es recurrente, es un fondo que se va a poder usar solo una vez».

El CIEP ha publicado un documento donde señala que el Insabi podría costar desde 162 mil millones de pesos, en el escenario más conservador, hasta 900 mmdp. «Lo que se está proyectando asignar para 2020, los 40 mmdp, no será suficiente. Se necesitaría cuatro veces ese presupuesto para llegar a un primer escenario».

Con información de Animal Político

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas