Entre deudas y obras incompletas, el gobierno federal retrasa proyectos

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

A días de que el actual sexenio concluya, constructores acusan que la operación de megaproyectos fueron suspendidas por licitaciones y pagos de obras con lo que, el avance de algunas así como,  el monto de inversión quedará estancado al cierre del año.

No es la primera vez que el gobierno federal está relacionado al incumpliemiento de promesas de desarrollo e infraestructura. Hasta hace poco, el presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC),  Eduardo Ramírez Leal, declaró que, los agremiados alrededor del país presentan las mismas condiciones y que, entre el descontento se presenta la transparencia de los procesos en sus licitaciones.

“No se ejerció todo el recurso, nosotros insistimos desde abril, mayo, que los recursos que ya estaban destinados no se detuvieran, sin embargo por el tema de las elecciones, en algunos estados fueron demasiado cautos, no invirtieron a tiempo y luego nos enteramos que en agosto se empezó a cerrar la cortina”, explicó.

No obstante, un estudio de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) enfatiza que, de las 10 principales dependencias que concentran el 60% de la inversión total en materia de infraestructura, apenas alcanza el 59.4% de los presupuestos acordados.

Sin olvidar que, este sector destina cerca de 6 millones de empleos directos; la suspensión de licitaciones, recursos económicos y poca disposición del gobierno han dejado a la deriva obras tales como Hospital General de Cuajimalpa que, en 2015 quedó destruido por una explosión ocurrida por una fuga en la válvula de una pipa que iba transitando por la zona.

La  construcción de la estancia médica quedó suspendida este jueves por órdenes de Gabriel Regis López, juez primero de distrito en materia administrativa al considerarla una obra innecesaria.

José Ramón Amieva Gálvez refutó que dicha obra no es un capricho o de lucimiento, sino una necesidad: “Yo creo que sí sería importante que quien toma estas decisiones piense un poco en qué oportunidad les está quitando y el daño que les está generando a las personas que requieren de este servicio”, expresó el mandatario local.

Para reponer dicha infraestructura, el gobierno de la ciudad anunció la construcción de un hospital general, obra que se realizaría con recursos federales por 500 millones de pesos y brindaría mayores servicios a la población de la zona.

Por otra parte, el programa de Escuelas al Cien prometía la total remodelación de las escuelas capitalinas tras el sismo del 19S que hasta la fecha siguen varadas. Sin embargo, el el director general del INIFED, Héctor Gutiérrez de la Garza desvió el objetivo bajo el argumento de que las obras de remodelación sufrieron retrasos, porque dieron prioridad a las escuelas más dañadas por el sismo.

En el caso de carreteras, la autopista Oaxaca-Huatulco fue develada en el sexenio del ex-presidente Felipe Calderón sin embargo, lleva seis años de retraso por conflictos locales e indemnización de predios, dejando a 500 trabajadores y maquinaria en la incertidumbre.

Deja un comentario