El lado oscuro de la fusión entre Disney y Fox

Con bombo y platillo, así The Walt Disney Company anunció la compra de 21st Century Fox en diciembre de 2017, por la “módica” cantidad de 71 mil 300 millones de dólares.

Desde entonces, la sumamente poderosa marca líder en la industria del entretenimiento ha trabajado de manera particular, país por país, para concretar la adquisición.

En la práctica, el impacto ya comenzó a “privatizar” eventos deportivos nacionales e internacionales, a través de una aplicación premium de más de cien pesos, o gratuita si se contrata el sistema televisivo.

El problema, dijo el IDET, es el enorme terreno de mercado que acapararía la fusión entre el canal deportivo de Walt Disney, ESPN y Fox Sports.

Conflicto de intereses oculto

El IFT será quien determine si procede o no la unión entre ESPN y Fox Sports pero, ¡oh sorpresa!, Georgina Santiago, jefa de la Unidad de Competencia Económica del Instituto, vieja conocida de los representantes legales de ambos canales de televisión, desde 2004.

Resulta que Santiago ha sido colaboradora directa de los representantes legales de Disney y Fox, uno de ellos ex comisionado del IFT, Ernesto Estrada y el otro es Eduardo Pérez Motta, ex presidente de la Comisión Federal de Competencia (la extinta COFECO).

Curiosamente, Santiago fue propuesta para su cargo actual en el IFT por Estrada en 2013.

Dicen que favor con favor se paga… ¿este será el caso?

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas