¿Cuál es la diferencia entre homicidio y feminicidio?

Desde 1999 y según una disposición de la ONU, el 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres con el fin de visibilizar los distintos tipos de violencia que tienen origen en el género, para así lograr erradicarlos.

A pesar de que todos los días hay noticias de crímenes de mujeres, algunas personas consideran que la violencia de género es igual que la que ocurre con los hombres. Incluso han cuestionado que si el término feminicidio es igual al de homicidio, pero ¿qué tan cierto es?

El término feminicidio fue acuñado en México por Marcela Lagarde, en el marco de las mujeres desaparecidas y asesinadas en Ciudad Juárez durante los años noventa, aunque viene desde 1976 cuando por primera vez se habló del asesinato de mujeres en el “Primer Tribunal Internacional de Delitos Contra Las Mujeres». 

También lee: Mitad de los feminicidios en México quedan impunes

Según la Secretaría de Gobernación, se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias en un homicidio: 

La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo.

A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia.

Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima.

Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza. 

Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima.

La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida.

El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público. 

Es decir, que un feminicidio ocurre cuando un hombre mata a su esposa por celos, o cuando además del homicidio la mujer es torturada, violada, acosada o secuestrada. A diferencia de, por ejemplo, cuando en un asalto una mujer es asesinada por los asaltantes por resistirse a dar sus pertenencias, el cual es considerado como homicidio. 

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas