Denuncian familias ya no recibir el apoyo de Prospera

Email
Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Ciudad de México.- El esposo de Marisol Vicente Álvarez impearmeabilizaba techos, hasta que se cayó de piso y medio en enero. Se le rompieron ambos brazos y no ha podido trabajar desde entonces.

Nos ha estado ayudando mi suegro, porque desde diciembre ya no me llega el apoyo que me daban de Prospera cada dos meses, 950 a mí como titular y 1,050 de beca a uno de mis hijos que está en secundaria”, relata.

Marisol cuenta que los Servidores de la Nación no han ido a censarlo para pueda recibir las becas que estableció el gobierno, aunque han estado en el municipio en el que ella vive.

Los Servidores sí han acudido con algunos vecinos de Marisol, pero a su casa no. Ella además dice no saber cuáles son los nuevos requisitos para recibir los apoyos.

Marisol llora cuando cuenta que ya se aproxima el inicio de ciclo escolar de sus hijos, de 14, 12 y 5 años; se siente abrumada por la compra de útiles y uniformes, y la cuota “voluntaria” de 400 pesos por familia en la secundaria y lo que le pidan en la primaria.

Vecinas de Marisol se han reunido en la explanada de la colonia para externar sus quejas, principalmente resaltando que los Servidores de la Nación son muy “déspotas”.

“Si les preguntamos salen con que esta no es su zona, que ya solo van a dar lo de pensión para adultos mayores y discapacidad, que de las becas no saben, que Prospera ya no existe”, dice Elizabeth, quien prefiere no dar su apellido.

Extitulares de Prospera de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Yucatán y el Estado de México, entrevistadas por Animal Político, confirman que nunca recibieron aviso previo de la desaparición de Prospera. Los apoyos simplemente dejaron de llegar, desde diciembre.

“Nosotras esperábamos el depósito como todos los bimestres, y nada más no llegó. Fue un golpe duro. La hemos pasado difícil, de ahí agarrábamos para comprarle zapatos, ropa, sus cosas a los niños y para ir sobrellevándola”, dice Elizabeth.

Prospera, Programa de Inclusión Social, existía hace más de 20 años

Prospera, Programa de Inclusión Social existía desde hace más de 20 años (inició en 1997, pero tuvo varios agregados y cambios de nombre, antes se llamaba Progresa y luego Oportunidades).

Hasta diciembre pasado tenía tres componentes: Uno era el de educación, becas para quienes tuvieran hijos en la escuela, desde tercero de primaria hasta universidad; alimentación, que incluía suplementos alimenticios para mujeres embarazadas, y un tercer componente de salud, que incluía consultas preventivas periódicas y talleres de autocuidado. En el último caso, los beneficiarios debían acudir a chequeos o charlas, o de lo contrario se les suspendían los apoyos.

El 28 de febrero de 2019, cuando se publicaron las nuevas reglas de operación de Prospera, la administración federal le quitó los componentes de alimentación y de salud, y lo dejó solo como un programa de becas.

El 31 de mayo se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto que hizo oficial el cambio. Ese día murió Prospera y nació la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez, bajo la dirección de Nohemí Leticia Ánimas Vargas, en SEP.

De acuerdo con cifras proporcionadas por Ánimas Vargas, ya se han repartido 7 millones 510,839 becas desde educación básica hasta universidad, lo que supera incluso el padrón que tenía Prospera (al 30 de septiembre de 2018 había 6 millones 762,645 familias beneficiarias), aunque con este programa no todos recibían becas, había beneficiarios solo con el apoyo de alimentación.

Para el nivel de educación básica solo se han otorgado 3 millones 524,216 becas contra las 4 millones 670,478 que otorgó Prospera para primaria y secundaria al 30 de septiembre de 2018.

En el nivel de Educación Media Superior en ese mismo periodo se dieron 1 millón 268,682 contra las 3 millones 686,727 que ha dado la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar para el bimestre mayo-junio 2019.

En tanto que en educación superior la diferencia es de 117,445 becas a septiembre de 2018 contra 299,896 del primer semestre de este año.

Si hay una mayor atención en el nivel de educación media superior, explica Ánimas Vargas, es porque ahí está la deserción más alta.

“Solo 6 de cada 10 alumnos que ingresan terminan y aunque esto es multifactorial, la causa que ocupa la posición tres son los problemas económicos”.

Con información de Animal Político