CNDH pide que Aburto sea trasladado a penal cercano a su familia

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

A fin de “salvaguardar la vida, seguridad, integridad física” de Mario Aburto Martínez, preso en 1994 por el asesinato de Luis Donaldo Colosio, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) solicitó la aplicación de algunas medidas cautelares al comisionado del Órgano Administrativo de Prevención y Readaptación Social (OADPRS), José Ángel Ávila Pérez.

De esta forma, deberá ser trasladado a un penal más cercano a su familia, a petición de  Rubén Aburto Martínez, hermano de Mario, preso en el Centro Federal de Readaptación Social N° 12 CPS Guanajuato.

Ruben Aburto, de acuerdo a la información emitida por la CNDH, dijo que a su hermano no se le han proporcionado alimentos, ni atención médica tras su contagio de Covid-19 tras su traslado al CEFERESO de Huimanguillo en el que se encuentra desde enero pasado.

Con esta información, el organismo se entrevistó con Mario Aburto, quien les dijo que ese penal no están separados procesados y sentenciados, lo que provocó una riña con un interno que intentó echarle a la población penitenciaria encima por haber sido declarado culpable del asesinato del candidato priista en marzo de 1994.

De ahí, es que la CNDH dijo que los procesados o sentenciados deben conservar su derecho a tener contacto con sus familiares y amigos, por lo que se les deben respetar los derechos de no ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, a comunicarse con el mundo exterior, y a conceder la petición de un recluso de ser encarcelado en un centro cercano a su domicilio.

“La CNDH reitera que favorecer la circunstancia de que los internos se encuentren en centros cercanos a su domicilio, denota que la separación entre el fuero federal y local no constituye una categoría de clasificación prevista constitucionalmente; por el contrario, el texto constitucional prevé la celebración de convenios para la extinción de penas en establecimientos penitenciarios dependientes de una jurisdicción diversa, esto también de conformidad con los criterios de la ONU”, dice el comunicado emitido por el organismo. 

Las medidas cautelares fueron notificadas a Ávila Pérez el pasado 6 de mayo, por lo que la CNDH se mantendrá pendiente a la respuesta por parte del OADPRS. En caso de ser aceptadas se les dará seguimiento para su implementación y cumplimiento, vigilando que se respeten sus derechos humanos.

Cabe recordar que en abril, Laura Sánchez Ley, periodista y autora del libro “Aburto: testimonios desde Almoloya, el infierno de hielo”, publicó en su cuenta de Instagram una nota que Mario Aburto le hizo a su obra. 

“Me intriga mucho cómo se van y cómo regresan nuestras letras. Hace un par de años escribí un perfil sobre Mario Aburto, el asesino confeso de Colosio. Hace unas semanas Aburto me regresó mi libro con sus ediciones. Luego les cuento con detalle qué escribió.‬ Acá les dejo la primera anotación que hizo a mi libro.

“La sociedad tiene derecho a opinar, pero sobre todo… a conocer la verdad. Porque la realidad supera la ficción se invita al amable lector a convertirse en un verdadero investigador y desenmascarar juntos a los verdaderos culpables de acuerdo a las pruebas y evidencias que aquí les comparto y que nunca se quisieron dar a conocer a la sociedad por parte de las autoridades de esos tiempos porque eran parte de ‘UN SUPUESTO CRIMEN DE ESTADO’”, se lee en el mensaje firmado por Mario Aburto Martínez y fechado el 21 de octubre de 2017.

CNDH Aburto penal

Te puede interesar: Colosio, un caso que deja dudas a 26 años del asesinato

IV