¡No le temen ni al coronavirus! Cártel de Jalisco Nueva Generación hace fiestas con toda impunidad

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Tremenda fiesta armaron los miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) pese a la pandemia del coronavirus. Música de banda, baile, tequila y balazos al aire así festeja la delincuencia organizada, dichas imágenes se difundieron en redes sociales.

En el material se ve a un supuesto pistolero con ropa táctica y insignias del CJNG, disfrutando de la fiesta, con narcocorridos que nombran a su líder, Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

Se escucha la tambora, el bombo que marca el ritmo en las melodías de la música regional mexicana. En el video de pocos minutos no se aprecia la irrupción de alguna autoridad.

Mientras la población duerme, los cárteles de la droga han sacado a las calles a sus sicarios ya no sólo a presumir alardear sobre su presencia en territorios, ciudades, y municipios, sino que ahora también aprovechan la distracción de las personas y el vacío de las autoridades para armar fiestas.

Lo mismo han hecho el Cártel de Sinaloa, los Zetas y los Arellano Félix. Esta última organización, que creció en los años ochenta al abrigo de su tío, Miguel Ángel Félix Gallardo, consolidó su control en la frontera de Tijuana, Baja California (al norte de México) como un poder criminal autónomo de las otras familias mexicanas de la droga.

Pese a que en aquella época las organizaciones criminales mantenían un perfil público bajo, los hermanos siempre hicieron gala de una vida de excesos, violencia y ostentación.

Los Arellano Félix, llegados de Guadalajara, promovieron con sus eventos abiertamente las adicciones a las drogas. Organizaban fiestas escandalosas en las que invitaban a personas pudientes y les regalaban un cóctel de drogas como cocaína, marihuana, heroína.

Cártel de Jalisco Nueva Generación hace fiestas con toda impunidad pese a Covid-19.

 Y amenazaban a los habitantes que se quejaban del ruido y si persistía era asesinado. Según los conocedores de aquella época, una torre de departamentos, localizada en la zona del Río fue abandonada por sus inquilinos debido a los desmanes ocasionados por los juniors.

Los Arellano Félix eran comandados por Ramón Arellano, conocido como el más violento del clan. “Si le sonreías y estaba de malas, te mataba; si no lo saludabas, también te mataba”, según reveló uno de sus sicarios.

En enero de 2019, vestidos como demanda la ocasión, Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de Joaquín el Chapo Guzmán y Édgar Cázares, sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, la Emperatriz del narco, señalada por EEUU como presunta operadora financiera de Ismael el Mayo Zambada, contrajeron nupcias en Culiacán, Sinaloa.

Una misa a puerta cerrada en la Catedral de la capital sinaloense fue el lugar de la ceremonia. Miembros del Cártel de Sinaloa y familiares de los novios acordonaron con cinta amarilla alrededor del templo.

Al recinto llegaron los invitados en camionetas blindadas y autos de lujo. Entre ellos se presume que asistió Ovidio Guzmán López, medio hermano de la novia, y quien el 17 de octubre de 2019 fue capturado y luego liberado por elementos de la Guardia Nacional luego de que el Cártel de Sinaloa sitiara Culiacán y amenazara a militares y sus familiares.

Los novios llevaron a un sacerdote cercano a las familias para que oficiara el acto.

El banquete para celebrar la boda entre Alejandrina Guzmán y Édgar Cázares se realizó en un lugar llamado Álamo Grande, propiedad del empresario sinaloense Antonio Sosa Valencia. Estuvo amenizado por la banda de música regional y norteña Calibre 50 y el cantante Julión Álvarez.

Esta boda se dio a conocer a través de redes sociales, primero por un video que compartió en Instagram la cuenta @chicapicosa2, luego circularon fotografías en Twitter, donde se pudo apreciar de qué forma llegaron los novios a la catedral.

También lee: Desfila CJNG con camiones monstruo y vehículos blindados por calles de Michoacán