¡Super Bowl desata locas apuestas millonarias!

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

En Estados Unidos, Jim Mattress, dueño de una famosa tienda de muebles en Houston, volvió a ser el centro de atención en el mundo de las apuestas, después de invertir 3.46 millones de dólares en favor de los Buccaneers de Tampa Bay.

A pesar de que el equipo no figuran como los favoritos, la apuesta de Jim se convierte en la mayor que se ha dado hasta ahora para el duelo que protagonizan ambos equipos en el estadio Raymond James.

El comerciante voló el miércoles a Colorado Springs, se conectó a la aplicación DraftKings desde el aeropuerto e hizo una de las apuestas más grandes de la historia en el Super Bowl.

Si los Buccaneers consiguen la victoria frente a los Chiefs de Kansas City, este hombre se llevaría una ganancia por la apuesta, de 2.72 millones de dólares.

“Tampa Bay está lleno de talento tanto en ataque como en defensa y además liderado por el mejor jugador de futbol americano de todos los tiempos, Tom Brady, así que apuesto mucho a los Buccaneers, que han superado duros enfrentamientos durante esta postemporada”, expuso a medios estadounidenses Jim Mattress.

Las dos mayores apuestas reportadas en el Super Bowl hasta ahora han sido sobre los Buccaneers. Además de la que hizo Jim, un apostador de BetMGM en Nevada hizo otra de 2.3 millones en Tampa Bay la semana pasada.

Apuestas millonarias en historia del Super Bowl

De acuerdo con los registros en la historia, se considera que la apuesta de Super Bowl más grande jamás reportada, en términos de monto de riesgo, fue de 4.8 millones de dólares en el duelo entre los Rams de Los Ángeles y los Patriots de Nueva Inglaterra en el Super Bowl XXXVL, que se realizó en Las Vegas en 2002.

Hasta el miércoles de la semana pasada, en las casas de apuestas de William Hill U.S., el 82% del dinero que se había jugado en el margen de puntos del Super Bowl estaba en el equipo de Kansas City.

Te puede interesar: La violencia detrás del rey del Super Bowl: el aguacate

Noticias relacionadas