AMLO acusa a exfuncionarios de CFE, pero debe propuestas

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Lejos de denostar la poca productividad de la CFE, y de acusar a exfuncionarios de la crisis que atraviesa el país en inversión y producción del sector energético, el Gobierno de López Obrador quizá debería analizar a detalle los resultados y datos duros que lograron sus antecesores, ya que durante 2017, México recibió 6 mil 200 millones de dólares de inversión para energía renovable, un crecimiento del 516% en comparación con el 2016, además durante el sexenio de Peña Nieto y su Reforma Energética las emisiones de Carbono se redujeron hasta en 48 por ciento y las tarifas eléctricas bajaron hasta en 41 por ciento en sectores como el industrial.

Lo anterior viene a colación porque este lunes el Presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó en compañía del titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, la actual y difícil situación por la que aparentemente atraviesa esta dependencia federal, ambos titulares señalaron a las personas responsables del deterioro de la CFE.

Entre los acusados se encuentran; Jesús Reyes Heroles, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez, Alfredo Elías Ayub, Jordy Herrera Flores y Georgina Kessel Martínez, todos ellos responsables de la CFE, Pemex, Secretaría de Energía o la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, durante los sexenios de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa, este último también acusado por el actual Gobierno de haber ocupado un cargo público y luego colaborar para una empresa con intereses en los recursos energéticos del país.

Y es que no esta mal acusar y señalar errores pasados, de hecho, si algo que ha sido aplaudido por la ciudadanía en los dos últimos meses y capitalizado la popularidad del Presidente (de acuerdo con El Financiero, esta alcanzó cifras por arriba del 80% la semana pasada) es el combate, al menos en el discurso, contra la corrupción, lo cual conlleva el señalar operaciones irregulares o denunciar como en este caso a exfuncionarios.

El problema radica entonces en que además de la rehabilitación de refinerías y la construcción de una nueva en Dos Bocas, Tabasco (que dicho sea de paso seguirá impulsando los altos indices contaminantes) el Presidente Andrés Manuel López Obrador, no ha presentado un plan definido para generar energía limpia en el país, se ha limitado a decir que hay 60 plantas hidroeléctricas que no operan como deberían a lo largo de la República, pero sigue sin aportar e ir de lleno por las energías renovables que marca la agenda 2030 de la ONU y por las cuales cualquier nación que se jacte de estar en vías de desarrollo, tendría que apostar.

Deja un comentario