Más de 30 niños se suman a la Policía Comunitaria de Ayahualtempa

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Niños de 6 y 15 años que deberían de estar preocupados por rasparse las rodillas jugando o andando en bicicleta, por asistir a la escuela y hacer sus tareas, portan rifles y palos en la localidad de Ayahualtempa, poblado perteneciente al municipio de José Joaquin Herrera, Guerrero, donde se encuentra el grupo de la delincuencia organizada “Los Ardillos”.

La violencia en el estado y la ausencia de un Estado que los proteja, orilló a los menores de edad a defenderse solos, de acuerdo con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, Policía Comunitaria, Pueblos Fundadores (CRAC-PC PF).

Incluso, señalan que tan sólo el día de ayer (sábado) presentó a más niños como policías comunitarios, por lo que ahora suman 34 menores. Mientras que en el mes de febrero del año pasado se incorporaron 17.

Al menos 34 niños se sumaron a la Policía Comunitaria de Ayahualtempa, Guerrero.
Fotos: Cuartoscuro

Ese mismo día, policías comunitarios y niños, quienes caminaron con el rostro cubierto y con armas de bajo calibre,  marcharon por las calles para conmemorar el aniversario luctuoso de Emiliano Zapata.

Te puede interesar: Mutilan y matan a una menor de 13 años en Guerrero

Los menores hicieron una demostración de las capacitaciones que han recibido e hicieron un llamado a las autoridades del ámbito federal y estatal para atender sus peticiones, las cuales ya habían sido pactadas hace 15 meses.

En un video difundido ayer, sobre  la marcha, se  escucha decir a los menores de edad: “Somos niños comunitarios, no delincuentes”.

En Ayahualtempa, Guerrero, se encuentra el grupo de delincuencia "Los Ardillos".

El coordinador de este grupo de comunitarios, Bernardino Sánchez Luna, declaró que el Gobierno del estado ha incumplido con los acuerdos de brindar seguridad, salud y educación a esta zona de la región de la montaña, por lo que han optado por recibir a más niños en sus filas, asegurando que los menores fueron quienes se ofrecieron para ser comunitarios.

En ese sentido, afirmó que aceptar a niños en el cuerpo de seguridad para llamar la atención y para que los menores defiendan a sus pueblos, pues las autoridades de seguridad pública no lo hacen.

Además, enfatizó que las agresiones por parte de Los Ardillos no han cesado y que las comunidades que no se han alineado a sus intereses se encuentran permanentemente bajo amenaza.

Los niños reciben adiestramiento táctico tipo militar.

Estos “niños comunitarios”, como se les ha conocido a nivel internacional, reciben adiestramiento táctico tipo militar para disparar y saber posicionarse con las armas, pero solamente los que tienen más de 12 años usan armas de verdad. A los más pequeños les dan armas de madera o palos que simulan ser Ak-47 (cuernos de chivo) o AR-15.

Cabe recordar que el 17 de  enero de 2020, un grupo de músicos que se trasladaba en una camioneta de rediles hacia una comunidad vecina, fue atacado por Los Ardillos, agresión que dejó un saldo de 12 muertos. 

Tras lo ocurrido, el gobierno de Guerrero prometió realizar patrullajes y ayudar a las viudas y a sus hijos con diversos apoyos, incluyendo becas e incluso se estableció el compromiso de mandar por lo menos tres maestros y construir aulas; sin embargo esto nunca sucedió.

Por ese motivo, en mayo del año pasado, los policías comunitarios subieron un video a internet para mostrar cómo estaban entrenando a los niños en combate para que, junto a los adultos, combatieran a Los Ardillos, un hecho que llamó la atención a nivel nacional.

Con información de Sin embargo y Excélsior…

AE