Partidos políticos dejan ocho mil toneladas de basura electoral en CDMX

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Las pasadas elecciones del 6 de junio, dejaron un cúmulo de basura electoral en las calles y avenidas. Los partidos políticos utilizaron flyers, lonas, mantas y estampas para adornar postes, vallas, fachadas, puentes peatonales y hasta árboles para promover a sus candidatos, generando ocho mil toneladas de basura, tan solo en la Ciudad de México, según las fuentes de la Fundación para el Rescate y la Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU).

Jorge Negrete Vázquez, presidente de la organización, señaló que esta cantidad es menor a la de 2018, pues explicado que hace tres años se eligió al Titular del Ejecutivo y la propaganda fue mayor, por lo que en ese año se generó 10 mil toneladas de residuos.

Sin embargo, a pesar de la disminución, dijo que la cifra es alarmante, pues argumentó, que la propaganda termina en basura electoral, “porque no promueven ningún mensaje y el 90 por ciento de los anuncios termina como basura”, dijo.

“Lamentablemente mucha gente ni lee ni le interesa. Los mensajes que vemos no son trascendentales. Eso no mueve al electorado, al final sólo es un partido y la cara de un candidato. No sirve para mucho. En esas mantas no hay ideas ni propuestas”, acusó.

Negrete Vázquez, expuso que del presupuesto asignado a cada partido y candidatos a cargos populares para su campaña política, vienen a destinar hasta 25% de esos fondos a publicidad exterior: espectaculares, bardas, tapiales, gallardetes, vallas, parabuses y autobuses, entre otros

De acuerdo con datos del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), en la capital sólo hay mil 169 espacios espectaculares públicos destinados para la colocación de propaganda, ello con la finalidad de establecer equidad en la contienda y evitar ruido para los capitalinos.

Sin embargo, el presidente de la FRRPU señaló que hay quienes se saltan las reglas y bombardean con anuncios publicitarios. En ese sentido, dijo que los periodos comiciales evidencian el descontrol en la regulación de la publicidad exterior por parte de las autoridades, en las calles de cada estado del país.

La falta de normatividad permite la proliferación de espacios publicitarios ilegales que alteran el bienestar de los ciudadanos”, subrayó Negrete. Por lo que hizo un llamado a que adquieran espacios publicitarios legales y se responsabilicen sobre la contaminación que causa la basura electoral.

Finalmente, tras el fin de la etapa de promoción personalizada, en el caso de la propaganda colocada en vía pública, los partidos deberán retirarla durante los siete días posteriores al 6 de junio tal y como lo establece el artículo 210 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Un recorrido realizado por este diario, en calles y avenidas principales de la Ciudad de México dio cuenta que si bien ya no hay una saturación de lonas, calcomanías y mantas, todavía hay restos de propaganda en algunos sitios.

Tanto que, por el periodo durante el cual fueron expuestos (más de tres meses) y gracias a las lluvias, el sol y los vientos fuertes a los que han estado exhibidos, las caras y propuestas de los candidatos que fueron colgados en bajo puentes, postes, casas y fachadas, ahora están sucios, colgando de un hilo, tirados en la vía pública y hasta grafiteados.

Entrevistado por la Organización Editorial Mexicana, Mauricio Huesca, consejero del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), describe que cuando hay una omisión por parte de las fuerzas políticas para retirar dichos residuos son sancionados en términos de la ley por el Instituto local , siempre y cuando haya una queja por parte de la ciudadanía.

“Normalmente son las alcaldías de la Ciudad de México quienes terminan recogiendo la basura. Al gobierno de la Ciudad les pedimos auxilio para el retiro de la propaganda ”, detalló el consejero.

También lee: Violencia contra candidatos golpean elecciones en México