Adiós al morbo! Ley Ingrid evitará difusión de fotos implícitas de víctimas en CDMX

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

La nota roja siempre ha alimentado el morbo de las personas, sin embargo las épocas han cambiado y  el respeto a la identidad de las víctimas es una prioridad para las autoridades, así como para la sociedad en general.

Por ello y ante la indignación que causó la divulgación en los medios de comunicación de las fotos del feminicidio de Ingrid Escamilla, ocurrido el 9 de febrero de 2020.

Te podría interesar: Aprueban Ley Ingrid en Oaxaca; castigarán a quien filtre imágenes explícitas de un crimen

Estas imágenes llegaron a las redacciones de medios de comunicación especializados en nota roja, cuyos intereses comerciales hicieron que el material acabó en las primeras páginas, así como en diversos sitios de redes sociales.

A partir del 23 de febrero, la privacidad de las víctimas quedó protegida gracias a esta ley la cual surgió luego de la distribución indebida de las fotos del feminicidio de Ingrid Escamilla ocurrido en la CDMX.

Por ello a poco más de un año, el Congreso de la Ciudad de México avaló el 23 de febrero, con 58 votos a favor,  la reforma al Artículo 293 del Código Penal local.

Te podría interesar: Escriben nombres de víctimas por feminicidio en vallas que rodean a Palacio Nacional

Estos cambios, tipifican y sancionan la difusión de imágenes de investigaciones delictivas y/o víctimas.

De forma unánime, los legisladores avalaron castigar a los funcionarios públicos que incurran en este delito, con dos a seis años de prisión y una multa de 500 a mil Unidad de Medida y Actualización (UMAS).

A partir del 23 de febrero, la privacidad de las víctimas quedó protegida gracias a esta ley la cual surgió luego de la distribución indebida de las fotos del feminicidio de Ingrid Escamilla ocurrido en la CDMX.

“Quien indebidamente difunda, entregue, revele, publique, transmita, exponga, remita, distribuya, videograbe, audiograbe, fotografíe, filme, reproduzca, comercialice, oferte, intercambie o comparta imágenes, indicios, audios, videos o documentos del lugar de los hechos o del hallazgo, se enfrentará a dichas penas”, explica el texto.

Además se consideran agravantes si la difusión es de materiales audiovisuales de cadáveres o parte de ellos, de las circunstancias de la muerte o de las lesiones y estado de salud de las víctimas, en este caso, las penas se incrementarán hasta en una tercera parte.

identidad de las víctimas resguardadas con la Ley Ingrid

La modificación al Código Penal capitalino también prevé penas mucho más severas contra quien difunda materiales audiovisuales de cadáveres de mujeres, niñas o adolescentes  exponiendo las circunstancia de su muerte, lesiones o estado de salud.

En este caso, al mencionado castigo se le podría aumentar una mitad extra por ser una agravante ante la violación de los derechos de las víctimas.

En el caso que un servidor público integrante de una institución policial, sea culpable de estos delitos, las penas se incrementan también hasta en una mitad más.

A partir del 23 de febrero, la privacidad de las víctimas quedó protegida gracias a esta ley la cual surgió luego de la distribución indebida de las fotos del feminicidio de Ingrid Escamilla ocurrido en la CDMX.

Esta iniciativa fue presentada al Congreso capitalino por la Fiscal Ernestina Godoy, el 14 de febrero de 2020, y fue nombrada en memoria de Ingrid Escamilla, víctima de feminicidio.

La joven fue asesinada y desollada de forma brutal  el 9 de febrero en su propio departamento en la alcaldía Gustavo A. Madero, a manos de su expareja Francisco ´N´, quien confesó el homicidio.

Tras su detención y proceso judicial, la Fiscalía capitalina filtró en redes sociales las fotografías del cuerpo de Ingrid y posteriormente reproducidas en las portadas de algunos medios de comunicación.

JGR