Fallece “Pifas”, dueño de la icónica pulquería “La Hija de los Apaches”

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Epifanio Leyva, mejor conocido como “Pifas”, dueño de la legendaria pulquería de la CDMX “La hija de los Apaches”, falleció la madrugada de este domingo.

El ex boxeador, quien desde hace más de cuatro décadas administraba uno de los bares más icónicos de la capital mexicana, perdió la vida, sin que se especificara su causa.

Fallece "Pifas" dueño de la pulquería "La Hija de los Apaches"

“Hoy nos embarga la pena al comunicarles que el viaje del gran ‘Pifas’ concluyó. En el tren de su vida, él subió y bajó en las estaciones que él quiso, disfrutó su vida y nos deja un gran legado a todos sus familiares, amigos, clientes y seres queridos”, señaló la pulquería a través de su cuenta de Facebook. 

“Gracias a todos los que lo acompañaron en su viaje y estuvieron con él. A todos nos dejó algo para recordarlo. Deja un gran legado y la continuación de la leyenda del gran Pifas. Y recuerden, ‘no se pulque a nadie de mi muerte y nunca nadie dirá que no cumplí con mi beber. Buen viaje, campeón. Siempre te llevaremos en el corazón”.

Dicho establecimiento está ubicado en la colonia Doctores, “La Hija de los Apaches” no sólo es una de las pulquerías más emblemáticas de la capital; sino que también es un centro de reunión de boxeadores, intelectuales, músicas, artistas y universitarios.

Epifanio Leyva comenzó su carrera de boxeador a la edad de 16 años, sin embargo, decidió dejarlo tras una pelea que perdió en Tijuana, Baja California, pues consideró que se la robaron. También decidió retirarse debido a sus problemas con el alcohol.

El oriundo de la colonia Santa María la Ribera en la alcaldía Cuauhtémoc, tuvo 10 hijos con tres mujeres, donde varios de sus vástagos atienden “La hija de los Apaches”, la cual es un espacio para bandas independientes de todos los géneros musicales.

El “Pifas” dejó la tierra a los 84 años, su efímero paso por el cuadrilátero le dejó la amistad de leyendas como Rubén “Púas” Olivares, Pipino Cuevas y Humberto “Chiquita” González.

También lee: Piden alcaldes electos revisar estado de escuelas en CDMX