Continuará el Home Office pese al regreso a las oficinas en la CDMX

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Actualmente son 19 estados de México los que se encuentran en semáforo verde por Covid-19, por lo que muchos negocios, plazas, restaurantes y hasta oficinas han comenzado a reabrir con sus respectivas medidas sanitarias; sin embargo, el regreso al trabajo presencial aún está en pasos pequeños, por lo que el Home office se mantendrá hasta principios del siguiente año.

Desde abril, el Gobierno de la Ciudad de México estableció que el sector de oficinas corporativas podía regresar de manera presencial, pero debía implementar como medidas sanitarias el sistema QR, el uso obligatorio de cubrebocas, un horario de ingreso escalonado para los trabajadores, la instalación de un filtro sanitario en la entrada y de señalamientos sobre el aforo máximo, así como realizar pruebas rápidas de antígeno o PCR y guardar sana distancia.

En ese sentido, el cofundador y director de Operaciones y Adquisiciones de Fibra Monterrey, miembro de la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias, A.C. (AMEFIBRA), Javier Llaca, explicó que la reactivación del medio inmobiliario ha sido lenta y que depende del avance de la vacunación en el país y en cuanto a sus oficinas, la afluencia se encuentra actualmente en alrededor de un 25% a un 30%.

“Para finales de este año pudiera haber una reocupación del espacio de alrededor de un 50% y hacia la primera mitad del año que entra pudiera ser a lo mejor entre un 60% y 70% de los espacios pre-pandemia”, detalló.

Continuará el Home Office

Asimismo, consideró que conforme haya un menor riesgo de contagio, las personas regresarán a los centros de trabajo.

“A diferencia de otras latitudes, en los países emergentes los espacios de oficina son una prestación para la gente que no tiene las condiciones adecuadas para trabajar y ser igual de productivos desde su casa”, detalló.

La Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) de la CDMX aseguró el pasado abril que 11 mil 977 unidades corporativas, con las 241 mil personas que las integran, reanudarían actividades presenciales, gracias a que el Gobierno de la capital aprobó que las oficinas tuvieran un aforo del 20%.

Sin embargo, Llaca afirmó que el trabajo remoto aumentará, debido a que alrededor del 20% de la población de cada empresa trabajará en esa modalidad al menos una vez a la semana.

Según una encuesta realizada por Oxford Business Group, el 90% de las compañías mexicanas participantes incorporaron el llamado Home Office como consecuencia de la Covid-19 y el 48.5% aseguró que lo mantendrán más de un día por semana una vez que la pandemia termine, mientras que una cuarta parte lo adoptará permanentemente.

No obstante, Llaca aclaró que esta reducción de la ocupación de los espacios permite que el resto de la fuerza de trabajo “tenga espacios un poco más amplios para que siga el distanciamiento físico”.

Continuará el Home Office

Detalló que el aumento del trabajo remoto significa una mayor interacción y colaboración entre el arrendador y arrendatario, para poder facilitar las políticas de trabajo remoto, lo que implicará la reducción de cajones de estacionamiento, apoyar al arrendatario en la infraestructura de telecomunicaciones, buscar un arrendatario sustituto para el espacio sobrante y ayudarlos a hacer subarrendamiento.

“Hay empresas que ya venían con un programa o con una tendencia a incrementar, al menos marginalmente, su tema de operación remota. La pandemia lo que vino a hacer fue o acelerarlo o detenerlo”.

“Creo que habrá sectores donde sí va haber una reducción de espacio y habrá sectores donde se van a dar cuenta que esto ya era necesario desde antes de la pandemia”, aseveró pero consideró que otros sectores necesitarán un incremento de espacio y que las oficinas en general seguirán siendo necesarias.

Sobre los espacios que gestiona, mencionó que hasta el momento no ha registrado desocupaciones materiales, debido a que las empresas apuestan a que eventualmente volverán a necesitar las oficinas. Aunque especuló que este espacio podría reducirse entre 10% y 20%, lo que se podría traducir en subarrendamientos o una redensificación.

“Si en México en promedio las oficinas corporativas ocupaban una persona cada 15 o 12 metros cuadrados, ahora van a ser 15 o 18 metros y esa reducción en el headcount, con la combinación del home office, probablemente vaya a compensar la ampliación o la redensificación de los espacios”, detalló.

“Lo que necesitamos las personas es tratar de regresar a nuestra normalidad lo más pronto posible. En la medida que hagamos eso, nuestra productividad, tranquilidad mental y el beneficio de toda la sociedad se va a dar en mayor medida y más rápido”, concluyó.

Con información de Aristegui Noticias…

AE