México condicionó a EU permanencia de agentes de la DEA a cambio de Cienfuegos

De acuerdo con el diario New York Times, el Gobierno mexicano advirtió a Estados Unidos que podría expulsar de México a sus agentes antidrogas de la DEA y limitar la cooperación en las investigaciones internacionales de narcóticos a menos que se retiraran los cargos contra el exsecretario de la Defensa de México, Salvador Cienfuegos Zepeda.

En la publicación destacan que desde el momento en que los agentes federales estadounidenses arrestaron al ex titular de Sedena en el aeropuerto de Los Ángeles el pasado 15 de octubre, hubo indignación en los niveles más del Gobierno Federal por no haber estado al tanto del caso. «Lo vieron como una afrenta, una traición, una violación atroz de la confianza entre los aliados”, señalan.

Te puede interesar: Explica Ebrard diferencia de los casos de García Luna, El Chapo y Salvador Cienfuegos

“Esa percepción alcanzó un momento cumbre recientemente, cuando Palacio Nacional emitió una advertencia sin precedentes a sus contrapartes en Washington: si Estados Unidos no reconsideraba el caso contra Salvador Cienfuegos Zepeda, México consideraría expulsar del país a los agentes antidroga estadounidenses, lo que pondría en riesgo una alianza de décadas que ha servido para llevar a varios narcotraficantes ante la justicia, según tres personas con conocimiento del asunto”, publicó el medio estadounidense.

La amenaza parece que dio resultado, ya que este miércoles 18 de noviembre, la jueza Carol Bagley Amon aceptó desestimar los cuatro cargos de narcotráfico que fiscales de la Corte del Distrito Este de Nueva York fincaron al general. 

“En reconocimiento a la fuerte sociedad en materia de procuración de justicia entre México y Estados Unidos, y en aras de demostrar nuestro frente unido contra todas las formas de criminalidad, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha tomado la decisión de buscar que se desechen los cargos criminales contra el ex secretario Cienfuegos, para que pueda ser investigado y, si se considera apropiado, acusado, bajo las leyes mexicanas”, confirmaron ayer en un comunicado.

Un día antes, el Departamento de Justicia y la Fiscalía General de la República mexicana anunciaron que se había llegado a un acuerdo para que fueran retiradas las acusaciones y Cienfuegos sería juzgado en México con evidencia aportada por el gobierno de EU.

“Renunciar a la cooperación mexicana, enfurecer a un aliado importante y luego retirarse del enjuiciamiento es un serio revés para el Departamento [de Justicia]”, apuntó la nota del New York Times.

Seguir leyendo: Cienfuegos se declara “no culpable” de cuatro cargos en su contra

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrad aseveró ayer en conferencia que la decisión del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de retirar los cargos para que el  juicio de Cienfuegos se lleve a cabo en nuestro país, no es un acto de impunidad sino de respeto a México y a la soberanía del país. 

«Significa que las imputaciones tendrán que sustanciarse y probarse en los indicios dentro del ámbito de la FGR, tendrán que ser comprobados. Significa una decisión que vemos con simpatía y positiva. Significa que las bases que existen de cooperación materia seguridad habrán de mantenerse porque sólo pueden existir si hay respeto a la soberanía de México», expresó el titular de SRE.

De acuerdo con el diario New York Times, el Gobierno mexicano advirtió a Estados Unidos que podría expulsar de México a sus agentes antidrogas de la DEA y limitar la cooperación en las investigaciones internacionales de narcóticos a menos que se retiraran los cargos contra el exsecretario de la Defensa de México, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Según información de la nota firmada por los periodistas Alan Feuer y Natalie Kitroeff, funcionarios de alto rango se reunieron en días pasados y expresaron su furia porque fueron sorprendidos por Estados Unidos, su aliado más cercano. Las discusiones no iban en torno a que el general debía librarse del juicio, sino a la violación de confianza al Mantener a México sin datos de una investigación de un perfil tan importante.

El Ejército, institución de la que el presidente Andrés Manuel López Obrador depende en gran medida en su administración, estaba particularmente furioso e indicó que se trataba de una transgresión a la soberanía. En consecuencia, los funcionarios militares presionaron al gobierno mexicano para que tomara medidas, detalló el medio norteamericano.

Cabe señalar que los reportes de prensa sobre presiones de la DEA ya habían sido adelantados por el Washington Post, al citar a un funcionario estadounidense quien atribuyó la desestimación de cargos contra el general por amenazas de “limitar” operaciones de la agencia antidrogas.

AE

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas