Pasaron 8 meses en una isla desierta y regresaron a un mundo afectado por Covid

En febrero, cuatro personas zarparon hacia uno de los lugares más remotos de la Tierra como parte de un experimento sin sospechar que el mundo cambiaría tanto en tan sólo ocho meses por la pandemia de Covid-19.

Los voluntarios se establecieron en un pequeño campamento en el atolón Kure, una isla deshabitada del noroeste de Hawái.

Te podría interesar: ¡Basta 2020! Asteroide pasa muy cerca de la Tierra y nosotros ni en cuenta

Los voluntarios se establecieron en un pequeño campamento en el atolón Kure, una isla deshabitada del noroeste de Hawái.

Allí, a más de mil 400 millas de Honolulu, vivieron aislados durante ocho meses mientras trabajaban para restaurar el medio ambiente de la isla.

Aislados del resto del planeta, su mundo se limitaba a un pequeño trozo de arena a medio camino entre el continente estadounidense y Asia.

Sin televisión ni acceso a Internet, su única información provenía de mensajes de texto vía satélite y correos electrónicos ocasionales.

Sin embargo, el plazo para regresar a  la civilización llegó y encontraron un mundo aislado y bajo cuarentena por el Covid-19.

“Nunca había visto nada como esto, pero comencé a leer el libro The Stand de Stephen King, que trata sobre un brote de enfermedad, y estaba pensando, ‘Oh, Dios mío, así es como va a ser ir a casa? ‘”, dijo Charlie Thomas, uno de los cuatro trabajadores de la isla. 

Los voluntarios se establecieron en un pequeño campamento en el atolón Kure, una isla deshabitada del noroeste de Hawái.

“Todas estas… precauciones, estas cosas, gente enferma por todas partes. Era muy extraño pensar en eso «, expresó.

Isla lejos del mundo

El grupo fue parte de un esfuerzo del estado de Hawái para mantener el frágil ecosistema de Kure, que forma parte del Monumento Nacional Marino Papahanaumokuakea.

Te podría interesar: Aumenta violencia de género digital durante pandemia de Covid-19

Kure es la única isla en la parte norte del archipiélago que es administrada por el estado, con el resto bajo la jurisdicción del gobierno federal. El atolón, antigua estación de la Guardia Costera, alberga aves marinas, focas monje hawaianas en peligro de extinción y arrecifes de coral que están llenos de tortugas marinas, tiburones tigre y otras formas de vida marina.

JGR

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas