El Seguimiento 39: el cártel de cárteles que la PF protegió

Bajo la supervisión de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública en la gestión de Felipe Calderón, Iván «La Reina» Reyes Arzate, quien fungía como jefe de la Unidad de Investigaciones Sensibles de la Policía Federal, colaboró en el encubrimiento de una organización criminal hasta ahora desconocida: El Seguimiento 39.

De acuerdo con el diario Reforma, que se baso en un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos, este gran cártel estaba formado por cuatro grupos criminales

«El Seguimiento 39 construyó alianzas con los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, del Golfo y Los Zetas», afirmó el fiscal Michael Robotti en una carta a la Corte.

Robotti dio a conocer que Reyes Arzate apoyaba a El Seguimiento 39 a mover grandes cantidades de cocaína y mariguana a EU. De igual manera, los líderes de estos cárteles le confiaban el envío de sus drogas.

«Este grupo trasladaba cocaína sudamericana de Centroamérica a México, utilizando botes, aviones y vehículos comerciales, para luego introducirla a Texas y California», manifestó el fiscal.

Esta acusación que fue presentada ayer en el gran jurado federal en Brooklyn en el juicio contra ‘La Reina’ se realizó para evitar que el próximo lunes éste fuera liberado y deportado a México, tras purgar una sentencia de 40 meses de cárcel por filtrar información de la DEA al cártel de los Beltrán Leyva. El nuevo cargo que se le busca imputar a Iván Reyes Arzate son los delitos que cometió en el lapso de septiembre a noviembre 2016.

García Luna supervisaba la unidad especial de la Policía Federal, entrenada por la Agencia Antidrogas de EU (DEA), que comandaba Reyes Arzate. Tanto el ex titular de la SSP como ‘La Reina’ son acusados de proteger al cártel de los Beltrán Leyva, sin embargo con esta nuevo señalamiento se le buscará imputar la protección a una asociación de cárteles.

«Múltiples testigos confirman que Iván Reyes Arzate protegió a El Seguimiento 39, en cooperación con otros oficiales mexicanos corruptos. Se cuenta con llamadas y otras comunicaciones interceptadas. Además, él admitió en 2017 pertenecer a esta organización criminal», agregó el fiscal Michael Robotti.

«Por ejemplo, en 2016, en su papel como comandante de la UAS, el acusado supo de una investigación de la DEA contra el Seguimiento 39. Poco después, el acusado se reunió con líderes del cártel, les compartió información sobre la investigación y aceptó un soborno de 290 mil dólares», acusó. 



Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas