Contaminación de plásticos por coronavirus, la nueva pandemia

Además del grave problema de contaminación que representan las bolsas y las botellas de plástico, la cantidad de desechos plásticos de un solo uso ha aumentado durante la pandemia de Covid-19 y la polución por este tipo de productos podría triplicarse en los próximos 20 años, reveló una investigación de la Asociación Internacional de Residuos Sólidos, una ONG.

Desde hace varios meses, las mascarillas o cubrebocas, guantes de látex, contenedores de comida para llevar y de envases o envolturas de entregas por internet se encuentran a diario en playas remotas de Asia, en los océanos y matan la vida marina. 

Grupos ecologistas afirman que las mascarillas usadas para prevenir el coronavirus – hechas de polipropileno, un tipo de plástico de lenta descomposición- han agravado el problema del cúmulo de basura marina generada por la ciudad, despertando también el temor a la propagación de los gérmenes. Al ser arrojadas al campo o al mar, donde la vida marina puede confundirlas con comida, pueden ser devueltas por la marea a las playas, junto con las habituales bolsas y botellas de plástico, colillas de cigarros y otros residuos.

De acuerdo con Raquel Briseño, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM, las estadísticas muestran que en un día, una sola persona trabajando en áreas COVID-19 puede requerir hasta 16 cambios de guantes, cuatro batas, cuatro cubrebocas desechables, una mascarilla N-95 y cubrebotas. 

Te puede interesar: Agua embotellada, el millonario negocio que aprovechó la tragedia en México

“Si estas cifras se extrapolan a cada hospital del país, a nuestra región y a nivel global, podemos tener otro ángulo para visibilizar la magnitud de generación de estos residuos”, advirtió la especialista.

Ante la falta de una vacuna contra el coronavirus, el uso de cubrebocas se ha convertido en un complemento a las medidas de distanciamiento social y la opción más simple es la mascarilla quirúrgica, que no es reutilizable, no se pueden reciclar y tardan alrededor de 450 años en descomponerse. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tirarlas en un contenedor de basura «adecuado» -no  junto a otros desechos reciclables domésticos-, inmediatamente después de usarlas y no reutilizarlas.

Llamado a las empresas para reducir estos productos

La ONG hizo un llamado a las empresas y los gobiernos para que reduzcan de manera drástica la producción de productos de plástico, de lo contrario, la cantidad de plástico que entraría a los mares aumentaría cada año aumentará de 11 a 29 millones de toneladas, dejando un acumulado de 600 millones de toneladas de residuos en el océano para 2040; para dimensionar el problema, el peso de dichos plásticos sería el equivalente a tres millones de ballenas azules, según el estudio publicado en Science.

“La contaminación plástica es algo que afecta a todos. No es ‘su problema y no es mi problema’. No es el problema de un país. Es el problema de todos. Va a empeorar si no hacemos nada”, afirmó Winnie Lau, gerente senior de The Pew Charitable Trusts, uno de los autores del estudio en el que también tuvo participación SYSTEMIQ.

Para frenar la crisis por los millones de toneladas de residuos plásticos que contaminan todo el planeta, el estudio ofrece soluciones que podrían reducir hasta en un 80 por ciento el volumen proyectado de plástico en las aguas del mundo en dos décadas. En la estrategia, destacan la reorientación de cientos de miles de millones de dólares de inversión para producir plásticos con materiales alternativos, espacios e instalaciones para el reciclaje y expansión en la recolección de desechos en los países en desarrollo.

Opciones para sustituir el plástico en la vida cotidiana

Para reducir el uso de cubrebocas desechables, algunos recomiendan las mascarillas de tela hechas en casa que se pueden volver a usar, siempre y cuando se sigan las recomendaciones de higiene y se laven después de cada uso.

Lidiar con esta basura debe ser responsabilidad de los fabricantes en primer lugar. Después, los ciudadanos deben desempeñar un papel importante ayudando a reducir la cantidad de desechos plásticos que ingresan al mundo, con cambios simples como lo puede ser dejar de comprar agua embotellada y utilizar un termo o una botella de agua reutilizable. 

¿Qué estamos haciendo mal?… O terminamos con las bolsas y botellas de plástico, o nos olvidamos del planeta. 🚯♻️🌎

Posted by Más por tu salud on Thursday, July 23, 2020

Las botellas de agua de plástico son otra forma omnipresente de desechos que son en su mayoría innecesarios y rara vez se reciclan: el 80% terminan contaminando el medio ambiente.  La opción más viable para beber agua en casa, no son los garrafones de plástico, si no un filtro purificador, dispositivo que además de ayudar al medio ambiente, beneficiará a tu salud con agua libre de contaminantes, metales pesados y otros residuos.

Otra opción para cortar con el plástico en tu vida es dejar a un lado las bolsas de plástico y usar las de tela. Para entender la problemática, cada año, se utilizan alrededor de 1 billón de bolsas de plástico en tiendas, y solo alrededor del 5% se recicla, según datos de la Environment Protection Authority (EPA); la gran mayoría de estos desechos termina en vertederos, en los océanos, mares y contamina al planeta.

En casa, también compra alimentos frescos sin empaque, deja de utilizar popotes y evita productos que abusen de envolturas plásticas.

ic

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas